El papel de los profesores en la enseñanza

La función de los docentes es una de las más importantes en las bases de la sociedad, y la profesión más antigua en nuestra historia. Reconocer su valor en el ámbito laboral tanto como en el social, es de gran relevancia para destacar el enorme esfuerzo que realizan, y su influencia en los estudiantes. 

El rol que desempeñan los maestros y profesores es fundamental para niños y jóvenes de todas las edades. Se trata de una de las profesiones más importantes y antiguas de la historia, sin la cual no existirían la increíble cantidad de posibilidades académicas y profesionales de las que se disponen en la actualidad. Por ese mismo motivo, a menudo es necesario tomar noción de este trabajo y recompensar a los profesores con algún obsequio, a modo de reconocimiento por su labor.

OleMyTeacher es una tienda de regalos para profesoras y profesores, que cuenta con una gran variedad de artículos pensados específicamente para estos profesionales. En su página es posible hallar desde cuadernos, tazas, láminas y hasta packs completos de material de escritorio, ideales para el día a día de cualquier profesor. 

Un reconocimiento a su labor

El rol de los profesores es importante por muchos motivos. Si bien se encargan de transmitir conocimientos a sus alumnos, su influencia es mucho más compleja. En primer lugar, representan uno de los primeros contactos que tienen los niños en las etapas iniciales de crecimiento, y por lo tanto, en su salida al mundo. Se encargan de enseñarles acerca de su entorno, de algunos de los más importantes valores, e incluso en ocasiones, los niños los perciben como una especie de extensión de las figuras materna y paterna. 

En grados posteriores, con niños más grandes y jóvenes, el papel de los profesores cobra igual importancia: son el equilibrio del sistema educativo. Su labor garantiza que las bases académicas queden asentadas, y que sus alumnos reciban las herramientas necesarias para poder incorporarse como individuos dentro del área profesional. Además, son quienes comparten la mayor parte del tiempo con los alumnos y quienes pueden identificar algunas de sus más importantes necesidades intelectuales. 

El apoyo que brindan los profesores a sus alumnos es distinto a cualquier otro, porque es a través de su ímpetu y la pasión que manifiestan, que pueden incentivar a otros para aprender. Sin olvidar mencionar que son los encargados de reconocer los métodos más útiles de enseñanza, teniendo que adaptar éstos en muchas ocasiones, teniendo en cuenta las circunstancias de sus alumnos. 

Además, cabe remarcar que en situaciones extremas, como casos de acoso escolar o circunstancias en las que un alumno requiere de consejo, muchas veces son los profesores quienes ponen el oído, y quienes deben tomar algunas medidas imprescindibles sobre el asunto. Son, por tanto, una figura de autoridad, pero también una de confianza. Alguien a quien sus alumnos admiran y acuden en momentos críticos. 

El hecho de darle reconocimiento a la labor del docente es una manera, incluso necesaria, de otorgarles aliento, de acreditar su esfuerzo cotidiano. Es además crucial, que exista una valoración de su trabajo, y que no se den por sentado las tareas que realizan, algo que sucede muy a menudo. 

Artículos como los de OleMyTeacher no sólo significan un obsequio, porque son también objetos que pueden utilizar en el ejercicio de su labor rutinaria. 

Un rol fundamental

Muchas veces, el papel de un profesor también está en actuar de consejero en determinados períodos de la vida de sus alumnos. En los grados más avanzados, aquellos durante los cuales los estudiantes comienzan a evaluar las posibilidades de una educación superior y en qué profesión especializarse, la influencia de los profesores cobra una relevancia particular

Con unas palabras de aliento puede ser suficiente para incentivar a sus alumnos a tomar decisiones importantes, y en otras oportunidades, pueden incluso tomar más participación. Esta figura referencial tiene el poder de suscitar la motivación en los estudiantes, que a medida que vayan creciendo, podrán conocerse más a sí mismos y decidir sobre sus vidas profesionales. 

Aun así, siempre es necesario remarcar lo esencial que es, que nunca se pierda el respeto por los profesores, y que los niños desde pequeños aprendan a reconocer su autoridad. Es en muchos aspectos, en los que no se debe perder ese valor por el trabajo docente, y algo que debe impulsarse en varias escalas. Así como el trabajo de otras figuras relevantes dentro de la sociedad, como la de los médicos, el papel de los docentes debe ser reconocido. 

La dinámica que se genera dentro de un espacio de estudio entre profesores y alumnos entre sí es lo que permite hacer funcionar todo lo demás. Gracias a su coordinación de los roles dentro del aula, es posible establecer maneras de relacionarse basadas en el respeto, armonizando el espacio de modo que los alumnos puedan sentirse cómodos y en un lugar seguro. Es algo de suma importancia en épocas de crecimiento, porque así los estudiantes pueden desarrollar vínculos entre ellos también. 

Como mencionamos anteriormente, la docencia es una de las profesiones más antiguas del mundo. Desde las sociedades primitivas hasta la actualidad, ha recorrido un largo camino y han sido muchos los que ejercieron como mentores de otros a lo largo de la historia. Gracias a ellos se han formado increíbles artistas, científicos, médicos, y a su vez, muchos de los más reconocidos e importantes pensadores de la historia también han sido profesores en algún momento de su vida. 

La docencia brinda increíbles oportunidades, tanto para quien la ejerce como para quien la recibe. Es una de las mejores y más eficientes herramientas que tiene la sociedad para un funcionamiento más justo y equitativo, y por ello, resulta de tanta importancia destacar su función. Sin esta profesión no existirían otras, ni la posibilidad de prepararse para la vida, en el aspecto social, profesional, cultural. Es la forma de enriquecerse y enriquecer a otros, y un trabajo de tal relevancia necesita ser reconocido y, por supuesto, recompensado con un gesto. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: