‘En las redes del miedo’ de Nando López

En las redes del miedo de Nando López. Editorial SM, Colección Gran Angular, 2019. 224 pp., 9,95 € (+ 12 años).

Por José R. Cortés Criado.

“Porque entonces sabría que los más fuertes somos los más extraños, los que no cabemos en las páginas centrales de la historia y habitamos para siempre en sus márgenes”.

Nando López: En las redes del miedo.

Laia y Joel son dos jóvenes que estudian en un mismo instituto de Madrid, son considerados como raros por sus compañeros, ellos saben que lo son y que hay algo que los une.

Los amigos de ella quieren protegerla, la creen débil y capaz de cometer alguna tontería; él tiene pocos amigos, tiene mucha fuerza física y lo demuestra acudiendo a encuentros para pelearse con otros iguales que él. Es su modo de escapar de su ansiedad.

Ambos llevan a cuestas una mochila muy pesada que los hace ser como son; arrastran heridas y secretos que sus amigos desconocen. Rehúsan el contacto directo la mayoría de las veces, suelen comunicarse por medio de la red. Ahí muestran su identidad a través de canciones, imágenes, frases y pensamientos que les asaltan. Joel cita con frecuencia a su ídolo, Holden Caulfield, protagonista de la novela El guardián entre el centeno de Salinger

Pero lo que los amigos piensen no es siempre lo mejor ni lo más acertado, y a lo largo de las páginas se va demostrando que algunos creen ver lo que quieren ver pero no lo que realmente pasa, y las ayudas pueden que sean lastres o viceversa.

Una noche arde el instituto donde estudian, Laia teme que una de las víctimas del incendio sea su amigo y decide salir en su búsqueda. Ella teme lo peor, no quiere contar a sus amigos todo lo que sospecha y conoce de Joel. Está acompañada por su mejor amiga, una gran comunicadora con miles de seguidores en Internet.

En su angustioso peregrinar se une a la novia del amigo de Joel, que también está desaparecido y desconectado a la red. Luego se suman una pareja de chicos gais. Uno de ellos reconoce a esta nueva chica y tiene malos recuerdos; sufrió un ataque xenófobo por un grupo de neonazis amigos de ella.

Y como no hay nada tan fuerte como el miedo, este es el que los invade durante muchas horas y les hace revivir recuerdos desagradables y momentos que mejor no haber vivido. Un miedo por el incendio y sus funestas consecuencias y otro miedo psicológico, que es más denso y profundo.

Esa mezcla de chicos descolocados que buscan saldar sus malos momentos golpeándose contra otros; otros que bucean en ideas nazis para protegerse del mundo, ya sean inmigrantes, homosexuales o pobres; otros que andan perdidos en los vericuetos de la adolescencia, y otros que viven por y para la red, han de ser famosos ante todo y dejar su impronta en todo cuanto acontece a su alrededor, constituyen el armazón de esta novela trepidante que no te deja indiferente.

Son jóvenes, son inexpertos en muchas cosas, conocedores de otras en exceso, usan y abusan de la red para mostrar el lado que desean hacer visible y viven en una distopía que te hace sentir angustia en determinados pasajesmientras avanzas la lectura.

La trama está muy bien hilvanada, Nando López sabe muy bien cómo llevar al lector hoja tras hoja hasta el final, donde la tragedia y la alegría se entrecruzan, dejando en el lector un sabor agridulce, que no es otro que el que la vida nos deja a todos.

Esta novela tiene dos narradores, los dos protagonistas; alternan capítulos y cada uno narra desde su óptica lo acaecido; ella viviendo un angustioso presente; él, rememorando los acontecimientos anteriores que desembocaron en el incendio.

Ambos narradores nos atrapan, nos hacen reflexionar sobre los problemas que afecta a los jóvenes actuales, ya sean temas como el acoso, el racismo, la anorexia, la autolesión…

Una novela que deberían leer la mayoría de los jóvenes para comprender un poco mejor el mundo en el que se desenvuelven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: