Recomendación LIJ: ‘Nina’ de Seta Gimeno

Nina. Texto e ilustraciones de Seta Gimeno. Editorial Algar, Colección Álbumes Ilustrados, 2019. 240 x 250 mm., 32 pp., 15,95 €, (+ 5 años).

 

“Aunque lo que más me gusta es mi pelota de tenis. Todos tienen la manía de tirármela lejos… ¿Por qué lo harán? ¡La próxima vez no iré a buscarla!”

Nina, Seta Gimeno.

 

Por José R. Cortés criado.

Si alguien tiene una perrita salchicha tan inteligente como Nina, ya sabe de qué hablamos, si no, os lo cuento. Nina es pequeñita de color negro con trazos marrones en la parte inferior de su cuerpo, tiene un collar rosa con lunares blancos y es más lista que nadie. Además su autoestima está a prueba de bombas.

Nina reflexiona a lo largo de las páginas sobre ella, su nombre, su familia, las costumbres de los humanos y, por su puesto sacando sus propias conclusiones, sin dejar de echarse algún que otro piropo.

No sabe el porqué de su nombre porque nunca conoció una salchicha tan simpática, presumida, cariñosa y enamorada de su familia como ella; ni tan buena defensora del hogar familiar, ni tiene tantos juguetes como ella en su cesto.

Lo único que la asusta es la lluvia; lo que más le gusta es echarse sus siestecitas y su buen sueño nocturno, pero no le gusta ni el colchón que le compraron a juego con los sillones del salón, ni la cama de diseño que le compraron, porque ella tiene otros lugares más especiales para dormir.

Le encantan las camas, el ordenador portátil de Mónica, la silla de Marta, las piernas de papá, el regazo de mamá y para dormir, dormir, la compañía de la benjamina de la familia.

Pues esta es Nina, tan simpática, dicharachera y feliz que vive con una familia estupenda. Ella se ha encargado de contarnos todas sus vivencias en primera persona.

Los textos breves acompañan a unas estupendas láminas a doble página que reflejan lo que nos cuenta, lo que intuimos y lo que ocurre realmente en la vida diaria de la perrita salchicha.

La mayoría de los dibujos destacan sobre fondos blancos, sobre todo Nina, seguido de tonos grises, algún rojo, rosa, beis, marrón…siempre en tonos suaves, lo que hace que las imágenes trasmitan serenidad.

Las ilustraciones son muy relajantes y bonitas, no te cansa de mirarlas y, siempre aprecias algún matiz nuevo, ya sea el pequeño jarrón con flores blanquecinas, algunos libros de pastas neutras, los coloristas juguetes de Nina, lápices y bolígrafos de colores, muñecos de peluche o unos inmaculados almohadones de cama.

Me ha gustado mucho este álbum ilustrado, tanto por la osadía de su protagonista como por la belleza de las láminas de Seta Gimeno.

Este libro consiguió el Premio Internacional Eric Solbes de Álbum Ilustrado “Consorci Ribera i Valldigna en 2018.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: