‘Reinar después de morir’ de Luis Vélez de Guevara se estrena en el Teatro de la Comedia

 

Hasta el 9 de febrero se podrá disfrutar en el Teatro de la comedia a la Compañía Nacional de Teatro Clásico la Compañía de Teatro de Almada en la obra Reinar después de morir de Vélez de Guevara, con dirección de Pepa Pedroche.

Esta obra relata la historia de Inés de Castro, hija natural de Pedro Fernéndez de Castro y Aldonza Soares de Valladares;con cierto parentesco con la familia real castellana. Al morir su madre siendo niña Inés fue llevada a Valladolid, al castillo de Penafiel, donde creció en companía de Constanza Manuel, la hija del infante don Juan Manuel. En 1341, Constanza se casó con Pedro I de Portugal, llamado El Justiciero, y al poco tiempo este fue amante de Ines de Castro. La relación puso en peligro la corona de Alfonso IV pues los hijos y los hermanos de Ines tenían ambiciones de poder. Así, con la aprobación de la corte, Alfonso ordenó que Ines fuese ejecutada. Tras el asesinato, Pedro lideró un levantamiento que sumio a Portugal en una larga guerra civil que solo terminó poco antes de ser coronado, tras la muerte de Alfonso IV en el ano 1357. Entonces Pedro hizo publicó su matrimonio e Ines fue coronada y desenterrada en 1360 en medio de la veneración general.

«El año que Calderón estrena La vida es sueño, 1635, ve la luz el drama histórico Reinar después de morir de Luis Vélez de Guevara, una de las cimas del género y una preciosa narración teatral de la tragedia de Inés de Castro.

La historia de amor de Inés y el príncipe don Pedro, probablemente la más famosa de la historia de Portugal, ha dado pie a un sinfín de poemas del romancero popular. Vélez retoma esta tradición literaria que pasa por Tirso de Molina y Luis de Camoes, que la cita en Os Lusíadas.

Se trata, por tanto, de un mito ibérico compartido en el que Vélez bebe y combina ambas lenguas y ambas sensibilidades, la saudade portuguesa y la crudeza castellana, para obrar un milagro teatral con una fuerza desmedida, que culmina en la necrófila y heladora escena del cadáver reinante, metáfora barroca y símbolo de una justicia tardía y estéril.

Es una obra de tremenda sensualidad, de afecto amante, filial, maternal, de luz y poesía impresionantes, pero también llena de celos y de un poder implacable… «, explica Ignacio García / José Gabriel López Antuñano.

Teatro de la Comedia

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: