‘Solo nos queda bailar’, la historia de amor entre dos bailarines

Solo nos queda bailar de Levan Akin es una película premiada y aplaudida en festivales de todo el mundo y la candidata sueca para los Oscars de este año. Una cinta situada dentro del universo de la danza tradicional georgiana, uno de los pilares de la identidad nacional en este país del extremo oriental de Europa, donde los roles de género han permanecido inamovibles desde hace siglos.

Los valores tradicionales chocan con la modernidad de un incipiente romance homosexual entre dos bailarines. El bailarín Levan Gelbakhiani se pone en la piel del protagonista en esta película que cuenta en el reparto con los actores Bachi Valishvili y Ana Javakishvili, entre otros.

Solo nos queda bailar

Desde pequeño, Merab ha formado parte del Ballet Nacional de Georgia junto a su inseparable pareja Mary. Todo lo que ha conseguido desde entonces se pone patas arriba cuando el carismático y despreocupado Irakli entra en la compañía. Este nuevo bailarín no tarda en convertirse en el mayor rival de Merab, que a la vez comienza a sentirse poderosamente atraído por él. En un entorno conservador y dominado por un ancestral culto a la masculinidad, este joven artista hará lo necesario para liberarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: