‘Medio pan y un libro’ de Federico García Lorca

Medio pan y un libro de Federico García Lorca. Kalandraka, 2020. Texto en español, gallego, catalán y euskera. 128 pp., 12 x 19 cm., 9 e.

Por Anabel Sáiz Ripoll.

 

Federico García Lorca es, acaso, uno de los poetas más conocidos no solo por su obra, sino por su talante especial y, por desgracia, por su muerte prematura y violenta. La obra de Lorca está cruzada por la premonición, el destino y la muerte, aunque él, como persona, en su trato con los demás, mostró siempre una cara amable y alegre. De Lorca destacan quienes lo conocieron su magnetismo y su vivacidad. Por eso, no es de extrañar, que levantara grandes pasiones a la vez que grandes odios porque era un ser especial, tocado por la gracia de la palabra y la inmortalidad del arte.

En 1931, en septiembre, a García Lorca lo invitan a que inaugure la biblioteca de su pueblo natal, Fuente Vaqueros. El poeta acepta con orgullo esta distinción y lee ante su pueblo el discurso que hoy nos ocupa y que ha sido publicado en forma de libro por Kalandraka.

Medio pan y un libro es, en primer lugar, un alegato a favor de la libertad y de la cultura, de la necesidad que todos los seres humanos tienen de instrucción. Nos recuerda la consigna de Joaquín Costa, el autor regeneracionista, quien, años antes, y con seguridad fue conocido por Lorca, dijo aquello de que lo que hacía falta en España era «Despensa y escuela». Muy a favor esta Lorca quien aún afina y concreta más, como bien podemos leer en las siguientes líneas: «No solo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan, sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que todos los pueblos piden a gritos».

En el discurso, el poeta nos habla de su pueblo al que ensalza y ennoblece, para pasar a comentar el deseo del ser humano de aprender que se plasma en la creación de la escritura y la búsqueda de distintos soportes para poder emplearla. Lorca repasa cronológicamente desde la piedra hasta la imprenta el anhelo que todo hombre, toda civilización tiene del libro; a la vez que rechaza frontalmente la ignorancia, en forma de guerra o de violencia sin más, que ha acabado con tantas bibliotecas y tantos libros.

García Lorca habla del presente, pero también de la deuda que tenemos con el pasado, así como la proyección hacia el futuro, porque tiene muy claro que hay que trabajar con ahínco por las generaciones que vendrán. Lorca se muestra confiado y esperanzado y arenga a sus conciudadanos a colaborar para que esta biblioteca sea solo el principio de muchas más. Para el poeta hay una verdad esencial que se obstina en transmitir: «…el hombre sigue luchando con las uñas, con los ojos, con la sangre, por eternizar, por difundir, por fijar el pensamiento y la belleza».

Pese a que han pasado casi 89 años desde este discurso, su contenido sigue siendo vigente, más vigente que nunca podríamos decir. Nuestra sociedad necesita modelos de cultura, fuentes de sabiduría que le permitan formarse y crecer en libertad. Necesitamos contagiarnos de la pasión del poeta para rechazar aquellas consignas que nos anclan en la ignorancia y para tratar de mantener vivo ese anhelo humano que tiende hacia el infinito. Conviene que aquellos que tengan influencia y ocupen puestos de responsabilidad no olviden que la cultura, como bien nos recuerda el poeta, es la «única salvación de los pueblos».

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: