Selección poética de Miguel de Unamuno con ilustraciones de Artur Heras

Selección poética de Miguel de Unamuno. Ilustraciones de Artur Heras. Edición literaria de Federico Martín Nebras y Antonio Rubio. Editorial Kalandraka, Colección Trece Lunas, 2019. 150 x 235 mm., 40 pp., 15 €, (+ 7 años).

Por José R. Cortés Criado.

“Dipe-lepe ape Papecope quepe voype ape rompeperpelepe lospe moperrospe”.

Miguel de Unamuno: Selección poética.

 

Miguel de Unamuno es uno de los principales poetas del siglo XX, entre sus habilidades llama la atención su invención de lenguajes especiales como ese de añadir “pe” a cada sílaba de una oración. Para él la literatura tenía mucha relación con los juegos infantiles de corros, trabalenguas, cuentos burlescos o relatos orales.

Federico Martín Nebras y Antonio Rubio han preparado la edición literaria de estos trece poemas entresacados de los más de 1700 de un diario del autor titulado Cancionero, que fue componiendo a lo largo de su vida, a modo de guiño a la infancia y espacio de meditación personal.

Dicen estos editores que tres fueron los grandes poetas del siglo XX: Unamuno, Machado y Juan Ramón; el primero era la rima, el segundo, el remo; y el tercero, el rumor, a los que se fueron añadiendo otras ramas como Lorca, Alberti, Cernuda…

Y que han seleccionado trece poemas, uno por cada mes lunar, e invitan a la lectura sosegada de los mismos, ya sea un poema diario, uno semanal o uno cada mes lunar, para más tarde dejarlo abierto en un atril y leer sus ilustraciones, que no son más que la versión plástica de cada poema.

El primero de los trece poemas escogidos se titula A.B.C., y como es sospechado, hace referencia al abecedario y a la infancia; en el segundo, El grillo asierra la siesta, también hay recuerdos infantiles de los sueños de las tardes, de fiesta y del aserrín, aserrán por San Juan; también nos recuerda cuántas veces fue Érase una vez en el ideario pueril; nos recuerda el martirio de Santa Catalina de Alejandría observando la separación del grano en la siega, en La rueda Catalina; en Pajaritas de rima nos recuerda sus habilidades papirofléxicas en la escuela y la dureza del banco donde se sentaba; muy bello es el Caminito de Santiago, enchinarrado de estrellas; un estupendo poema formado por versos compuestos por tres palabras monosílabas es Flor de sol; en Golondrina peregrina  se pregunta sobre el destino en invierno de esta ave migratoria; en Mimbreño talle de avispa los renacuajos se transforman en ranas y tienen un trágico final; Cochorro de mi niñez, son recuerdos de su primera primavera en Bilbao y los abejorros; Ocho infinito cero cero es un sencillo poema de cuatro versos que narra la transmutación del ocho al caer en el infinito y este en dos ceros cuando se rajó; en Canción de rueda se mezclan palabras y números y hasta la tabla de multiplicar; La media luna es cuna, muestra muchas interrogaciones retóricas y la repetición de un verso de modo anafórico; este poema está dedicado a su nieto.

El lector está ante un buen libro, la calidad literaria de su autor está fuera de dudas, sus versos rimados y medidos nos llevan a un mundo donde lo lírico convive con la memoria, la infancia y sus múltiples vivencias. La selección es la que es y los jóvenes lectores deberán enfrentarse a ella para descifrar sus mensajes.

Cada poema ocupa una página impar, su ilustración la par. Artur Heras juega con la imaginación, la suya y la del escritor, para presentarnos esas láminas entre la realidad y los sueños que nos muestran un individuo que acarrea palabras y recuerdos. Quizás reflejen a don Miguel y sus juegos literarios, ya sean trabalenguas, paradojas o rimas, siempre con su carga de palabras capaces de crear mundos mágicos y sonoros.

La técnica empleada en esta ocasión es mixta, así se pueden observar mezcla de colores con cañas, alas, cuerdas, fotografías, papeles, pétalos y otros elementos que conforman un bello collage cargado de vida y pasión, dignos de ser observados con tranquilidad tras la lectura atenta de cada poesía.

Para acabar, recordar a Unamuno: “He aquí mi confesión / este rimado diario / y como en un diccionario / puede anidarla canción.”

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: