¡Ey, superabuelo! de Paúl McCartney

Ey, superabuelo

¡Ey, superabuelo! de Paúl McCartney. Ilustraciones de Kathryn Durst. Editorial Bruño, 2019. 250 x 295 mm., 32 pp., 15 €, (+ 3 años).

Por José R. Cortés Criado.

“Cuando mis nietos vienen a pasar el finde conmigo, ¡vivimos aventuras que no tienen nada de normales”.

Paúl McCartney: ¡Ey, superabuelo!

 

Este álbum ilustrado nos muestra a un abuelo, con aires de antiguo moderno, con pelo canoso, coleta, sombrerito, pajarita, chaleco y mochila, que pasa unos findes divertidísimos con sus cuatro nietos.

Dos chavales y dos chavalas encantadores, simpáticos, amigables, felices, alegres, que se lo pasan genial en casa de su abuelo. Este es ingenioso y con poco es capaz de crear un mundo mágico tras otro.

Ese fin de semana los chicos estaban alicaídos, el cielo estaba cubierto de nubes grises y se hallaban recluidos en un precioso y acogedor salón con chimenea incluida. El aburrimiento era máximo hasta que el abuelo apareció con una colección de postales y comenzó la diversión.

Bastaba con colocar su brújula sobre la postal para trasladarse los cuatro a ese lugar mostrado. Primero a ese paisaje molón, una isla tropical con escuela de peces voladores incluidos, hasta que acudieron miles de cangrejos a la playa y huyeron gracias a la brújula y otra postal; así visitaron un lugar del lejano oeste norteamericano, un paisaje idílico de montaña con vacas incluidas, después regresaron al hogar del abuelo y pasaron una buena noche.

Son esas cosas del abuelo las que gustan mucho a sus nietos, por eso se lo pasan genial con esa sencilla estrategia del anciano que tan buenos resultados da. Siempre viajaban a un lugar excitante y salían ilesos cuando arreciaban los peligros, ya sea una avalancha de nieve o una estampida de bisontes.

El cuento es una historia sencilla, simple, con un halo de paz y tranquilidad que muestra unos niños y un abuelo encantadores, que conviven en una paz y armonía envidiable.

En fin, una historia de superabuelo, superbrújula y supernietos, todos maravillosos y felices en ese mundo mágico que ha salido de las manos del ex Beatles, Paul McCartney.

Esta historia cargada de fantasía se complementa con una buenas ilustraciones muy coloristas y expresivas de Kathryn Durst, que nos muestra unos personajes muy entrañables.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: