‘Geografía bajo el ombligo. Sexología para todos los gustos’ de Valentín Coronel

Geografía bajo el ombligo

Geografía bajo el ombligo. Sexología para todos los gustos de Valentín Coronel. Ilustración de Cristina Picazo. Editorial Algar, colección Tu opinión divergente, 2020. 130 x 205 mm., 168 pp.,10,95 € (+ 12 años).

«Feminismo no es lo contrario a machismo, es igualdad. Luchar por una sociedad feminista (igualitaria) es obligatorio. No se trata de “lucha de géneros”, ni de ver quién queda por encima de quién, sino de que toda la sociedad esté representada de una forma equitativa y nadie pueda imponerse por sus características genéticas”.

Geografía bajo el ombligo. Sexología para todos los gustos de Valentín Coronel.

Por José R. Cortés Criado.

Valentín Coronel hace gala de su buen hacer y su buen humor, como en su anterior libro, El oso polar se fue a la playa. Ecología para animales despistados, para llevarnos por la geografía del cuerpo, pues no se limita a escribir solo de lo que hay bajo el ombligo, para ello le basta recordarnos que nuestras partes sensibles al contacto con otra persona están en todo el cuerpo, desde el pelo hasta el dedo meñique del pie.

Con gracia y siguiendo un orden desde la introducción y prefacio, nos adentramos por los mapas de nuestro territorio, seguimos por el cuerpo y llegamos a un capítulo que nos habla de las cosas que no se suelen contar sobre ese tema.

Paso a paso, van pasando por sus páginas personas normales y corrientes con sus gustos, atracciones, deseos y formas de vida diferentes, que forman parte de la sociedad. Nadie es mejor o peor por sus deseos sexuales, esa es la principal premisa, siempre que no atenten contra nadie, eliminen nuestra libertad o nos obliguen a hacer lo que no deseamos.

Si el lector busca una lista de instrucciones y consejos no los encontrará, si lee con atención los hallará en cada página, siempre argumentados y razonados, ya sea para aclarar conceptos, romper tópicos o ideas absurdas sobre la sexualidad.

También hay consejos para cartografiarlo, es decir, encontrarás direcciones o asociaciones donde acudir en busca de ayuda, nos recuerda que no somos una sudadera que pueda usarse y abandonarse sin problemas, que hay que tener cuidado con las redes sociales y, también, nos pide que escribamos nuestros propios consejos.

Página a página veremos amistades canallas, buenas personas, youtubers, influencers, amigos y demás que pueden estar mal informados sobre el tema e induciéndonos a errores o a conductas inadecuadas, que cada uno debe sopesar y actuar en consecuencia.

La segunda parte del libro nos recuerda que nadie es mejor que nadie y que vivimos en un mundo que nos necesita, puesto que la diversidad de cualidades y sensibilidades hacen que el mundo crezca y madure.

El apartado titulado Atlas de exploración, nos trae un listado por orden alfabético de la terminología utilizada en el libro, comienza en abdorgasmos y termina en zona erógena, sin olvidar adrenarquía, bigénero, cigoto, cisgénero, consentimiento, dogging, enfermedad de transmisión sexual, esperma, feromonas, himen, LGBTQ, misogínia, perigeos, preservativo, queer, sida, transexual, vagina y muchas otras más.

Libros como este seguro que ayudan a muchos adolescentes y jóvenes ante las dudas que se planteen sobre la sexualidad y les abre los ojos ante situaciones desconocidas o mal explicadas. Hay que intentar que los jóvenes encuentren dónde informarse seriamente sobre el tema y dejen de hacerlo en algunas páginas de la red de dudosa utilidad o de otros medios de dudosa seriedad.

Sería interesante que educadores y padres lo lean para que pueda formar parte de bibliotecas escolares y familiares, pues los aspectos educativos de la sexualidad no pueden obviarse ni dejarlo a la iniciativa de los jóvenes como hicieron con nosotros.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: