‘Desierto de mar y otros poemas’ de María Cristina Ramos

Desierto

Desierto de mar y otros poemas de María Cristina Ramos. Ilustraciones de Miren Asiain Lora. Editorial SM, Colección Barco de Vapor, 2019. 104 pp., 9 €, (+ 10 años)

Por José R. Cortés Criado.

“El fantasma bebió solo / un sorbito de café / y se volvió casi negro / oscuro como la pez”.

María Cristina Ramos: Desierto de mar y otros poemas.

Este es un libro de poemas muy agradables que te transportan a un mundo mágico donde realidad y magia se entrecruzan llevando al lector a otra época en la que el ser humano vivía en continuo contacto con leyendas ancestrales.

La autora, María Cristina Ramos, vive en la Patagonia argentina, cerca de la cordillera de los Andes, donde lo real y la fantástico dejaron un buen poso en su cultura y de esas reminiscencias surgen estos poemas basados en leyendas e historias únicas que reflejan una forma de entender la vida.

La poeta escribe sobre todo en versos de arte menor arromanzados dejando una cadencia sonora de versos asonantes que te llevan a lugares únicos donde elementos de la mitología guaraní, leyendas de los marineros australes, de los mapuches, de las cordilleras de los Andes, de relatos populares que traen historias de ultratumba, de ángeles, de objetos mágicos…te acompañan.

Cada poema tiene su propia ilustración de Miren Asiain Lora, así como la introducción aclaratoria del origen de cada uno de ellos. El primero explica el origen del lobisón; el segundo, el de Adelaida; el tercero, el de la aparecida y así hasta finalizar con el barco fantasma.

Es un deleite saborear página tras página estos versos ricos en narraciones de situaciones conocidas en determinadas culturas, como la vida del tigre Nahuel, que es venerado por los mapuches, recordando de este modo el origen de los romances.

Otras veces recuerda cosas cotidianas como la creación de situaciones fantasmagóricas para las casas abandonadas, para las ciudades que emergen y desaparecen llevándose a quién ose entrar en ellas, o de la leyenda maléfica sobre el gato negro, que según cuenta la autora, es cosa de los gatos blancos. Ironía, recuerdos y leyendas van de la mano verso a verso.

Y no solo está la magia de las leyendas, sino también la de las palabras que con su cadencia nos transportan a lugares imaginarios y nos sentimos cerca la vivencias de antaño, de los unicornios, de los otros y de los seres maravillosos.

Seguro que los buenos lectores pasan un buen rato saboreando palabras con un marcado ritmo y cargadas de fantasía, humor, ironía y sonoridad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: