La gestación subrogada una oportunidad para muchas familias

Gestación subrogada

 

¿Estáis pensando en tener un hijo pero habéis tenido problemas de salud? La gestación en algunas ocasiones se convierte en un problema complicado para muchas parejas. Además de la adopción, existe la posibilidad de recurrir a la gestación subrogada. Una oportunidad para aquellas personas y familias que no pueden conseguir un embarazo natural o con ninguna técnica de reproducción asistida que no sea mediante la gestación subrogada.

La gestación subrogada puede ser una buena opción para aquellas personas que tienen problemas físicos o de salud que les impiden gestar. Por ejemplo, por falta de útero debido a alguna enfermedad o complicación médica, para parejas de varones que desean ser o simplemente para aquellos que por un motivo u otro no pueden ser padres. En estos casos la gestación subrogada se convierte en la única oportunidad para ser padres.

¿Qué es la gestación subrogada?

La gestación subrogada es una forma de reproducción asistida en la que, además de los futuros padres, participa una mujer que gesta el embrión. Este embrión puede ser el resultado de una inseminación artificial o de una fecundación “in vitro” y los gametos pueden proceder de uno de los progenitores y de una donación, de los dos progenitores, o de donaciones.

Esta técnica se basa en un acuerdo o contrato por el cual una mujer, con plena capacidad de obrar, consiente libremente en llevar a cabo la gestación, con el compromiso irrevocable de entregar el nacido a los otros intervinientes que, a todos los efectos, serán los progenitores o padres. El embarazo de esta mujer suele ser su única oportunidad para ser padres.

La gestación subrogada en España

En España los tratamientos de gestación subrogada no están permitidos por la Ley de Técnicas de Reproducción Asistida. Lo que sí es totalmente legal para un ciudadano español tener un hijo o hija por esta vía en un país donde sí está regulada. Esto permite ser padres mediante este tratamiento en lugares como EEUU, Canadá, Ucrania o Georgia donde es legal para los ciudadanos españoles porque se rigen por la legislación del territorio donde se produce el nacimiento.

Para muchas parejas que han intentado durante años superar la infertilidad y se han enfrentado a muchos intentos fallidos de embarazo, la maternidad subrogada se ha convertido en la única alternativa posible. Uno de sus beneficios es que la subrogación garantiza que los padres puedan participar del embarazo en todo momento y del parto según lo que ellos consideren. La comunicación entre la gestante y los futuros padres es constante y esta conexión suele garantizar un resultado positivo.

Aunque suele ser un proceso complejo, en este tipo de gestación se cuenta con un equipo de profesionales que ayuda a los padres a superar el miedo y el estrés que puede suponer todo el proceso. Hay que tener en cuenta que los padres se suelen sentir inseguros  y abrumados, por lo que contar con todo un equipo de profesionales que les respalden en todo momento es fundamental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: