Las posibilidades y ventajas de la pintura al oleo

Retrato al óleo

 

Pintar al óleo es una de las técnicas más utilizadas por los pintores de todos los tiempos.  Por ejemplo, artistas tan conocidos como Beckmann, Chagall, Leonardo Da Vinci, Degas, Magritte o Munch. Cada uno de estos pintores tiene un estilo diferente y  han trabajado en épocas también alejadas en el tiempo, pero tienen como característica común haber utilizado la técnica de la pintura al óleo.

El óleo es una técnica pictórica en la que los pigmentos se mezclan con un aglutinante compuesto por aceites. Esta base aceitosa convierte a esta técnica en una de las preferidas por los artistas para trabajar, pues los aceites le aportan fluidez a la pintura. El resultado es una masa de pintura muy espesa y bastante dura, pero sin embargo con la que es fácil trabajar debido a cómo se desliza sobre el soporte. Una técnica perfecta para retratos encargo precios debido a su fluidez y conservación.

Una de las grandes ventajas de la pintura al óleo es que permite crear una amplia paleta de colores. Todo partiendo de la combinación de los colores base y con un buen resultado.  Hay que tener en cuenta que el aceite hace que este tipo de pintura tarde mucho en secar.

Esto es también una ventaja porque los cuadros no necesitan realizarse en un periodo de tiempo concreto, sino que se pueden pintar durante horas e incluso días o meses. Si encargamos retratos al oleo por encargo
el pintor podrá tardar el tiempo que necesite para lograr el mejor resultado final.

También la pintura al óleo es conocida por su acabado: siempre brillante y con colores vivos. Además, las pinturas se conservan en este estado durante siglos. Cualquier cuadro que sea pintado al óleo con unos controles mínimos de conservación, limpieza y restauración queda perfecta, pase el tiempo que pase. En https://retratosdeencargo.com/  utilizan esta técnica de pintura al óleo porque saben que su conservación será mejor que con otras.

La pintura al óleo es una buena opción para pintar la piel en los retratos, sobre todo la piel blanca. Un truco utilizado por los pintores es, aunque no hay dos personas con el mismo color de piel, utilizar una base en tonos anaranjados y blanco. Y para las zonas de la piel con menos incisión de la luz puedes aportar colores fríos como azul o violáceo.

Este truco también se puede utilizar para las sombras. Te puedes apoyar en las gamas de colores fríos como azules, violetas, morados o grises para representar alguna sombra en lugar de utilizar el color negro y quemar demasiado el retrato. Puede resultar muy práctico para las reproducciones de cuadros en lienzo.

El óleo es también una buena opción para crear fondos rápidos. El retratista puede aplicar unas pequeñas pinceladas de pintura diluida en espacios separados. Después con unos brochazos se puede extender y crear un fondo uniforme y rápido.

En suma, la técnica de la pintura al óleo es perfecta tanto para cuadros de paisajes como para retratos con estilo. Una técnica duradera, práctica y fácil de aprender.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: