Entrevista a Alicia Martos, autora de ‘Se hizo el silencio’: «La ciudadanía no cuenta con estrategias adecuadas para enfrentar una situación como esta”

Alicia Martos

La pandemia nos ha hecho vulnerables, quizá lo fuimos siempre pero solo ahora somos plenamente conscientes de ello. Alicia Martos, psicóloga, ha estudiado lo sucedido y sacado lecciones, en la esperanza de que nos sirvan para afrontar el futuro inmediato, que no va a ser fácil. Hablamos con ella tras la publicación de su libro Se hizo el silencio. Las 22 claves psicológicas para entender la pandemia por la editorial Alfar

R. Esta crisis, como todas, nos va a cambiar, pero ¿en qué sentido? ¿Hay ya algún cambio evidente, consolidado?

P. Los cambios consolidados y las transformaciones sociales relativamente permanentes necesitan tiempo. Todo dependerá de cuánto tiempo el virus (sin cura) esté entre nosotros, no es lo mismo que una crisis dure 5 meses que 5 años. Todavía estamos inmersos en esta revolución y aún no se puede evaluar con exactitud qué alteraciones de nuestra vida van a ser pasajeras y cuáles serán para siempre.

Por las experiencias pasadas, podemos intuir que, tras esta pandemia, nuestro mundo social y relacional va a ser el más afectado. Quizás se refuerce el contacto y la intimidad con nuestro círculo más cercano, pero aumente la desconfianza, la distancia y la frialdad con personas desconocidas.

P. ¿Está generando problemas emocionales añadidos no tener nada que exhibir en las redes sociales?

R. Más que exhibir, el problema está en no vivir, como sinónimo de disfrutar. No vivir aún la realidad que teníamos antes de todo esto, nos han sacado arrastras de nuestra zona de confort, ahora somos vulnerables y la ‘nueva normalidad’ que se esperaba tras un duro confinamiento no ha llegado, y parece que estamos lejos de conseguirla. Es muy frustrante y esto sí está generando problemas emocionales importantes.

P. ¿Qué sentido tiene que en tiempos de confinamiento el bien más preciado fuera el papel higiénico?

R. ¡Mucho! Aunque parezca un tema superficial y cómico, fue una conducta insólita, pero con cierto sentido. Se realizaron estudios psicológicos al respecto y los resultados fueron realmente interesantes. Surgió una perfecta combinación entre la situación, las características del producto y factores de personalidad que provocaron esta extraña reacción. Los detalles los reservo para el libro, es uno de los capítulos más sorprendentes.

P. ¿Qué diferencias de actitud cabe de esperar en los nuevos confinamientos, si llega a haberlos?

R. Vértigo me da pensarlo. Los datos que nos llegan del primero sobre el impacto psicológico no son buenos. Se disparó el consumo de alcohol, la venta de ansiolíticos… Todo ello refleja que la ciudadanía no cuenta con estrategias adecuadas para enfrentar una situación como esta y lo peor de un nuevo confinamiento es que ahora estamos más débiles, vulnerables, con historias dramáticas de por medio, más cabreados, más confusos… Por tanto, no puedo ser muy optimista en este sentido.

Se hizo el silencioP. ¿Es posible vivir un duelo normal en las circunstancias actuales?

R. El duelo es un proceso necesario, pero siempre es un camino muy doloroso, en esta situación, posiblemente sin el acompañamiento del familiar que perdemos, sin celebración de funerales al uso, sin un contacto/apoyo social normalizado, el sufrimiento puede aumentar y derivar en un duelo traumático que necesite de un acompañamiento profesional para que el duelo no derive en otras complicaciones psicológicas.

P. En estos meses, los bulos lo han contaminado todo, ¿cabe esperar que esta tendencia desaparezca con la crisis o es ya una forma de manipular demasiado arraigada y beneficiosa?

R. Los bulos siempre están presentes, solo que en situaciones de caos e incertidumbre se incrementan y también lo hace su consumo, no es que nos volvamos más crédulos en este contexto, sino que, ante la desinformación y contradicciones de las fuentes oficiales, acabamos, por error, acudiendo a fuentes alternativas que vierten aún más confusión en la ciudadanía.

P. En su libro nos da 22 claves para entender la pandemia. ¿Está ahí, en entender la pandemia, la clave para superarla sin daño psicológico?

R. Entender alivia. Conocer cuáles son los síntomas de la ansiedad, cómo funciona, para qué sirve y que podemos hacer cuando nos sobreviene, ayuda a normalizar un estado que asusta si no se conoce.

Descubrir una explicación a los comportamientos que han surgido durante la pandemia nos ayuda a entender a los demás y a nosotros mismos, a convivir con lo que sentimos, sea más o menos agradable, a empatizar, a respetar y respetarnos. Es muy interesante profundizar más allá de la superficie y explorar la razón por la que teníamos sueños extraños durante el confinamiento, por qué se agotó el papel higiénico, qué tipo de perfil lanza fake news, cómo nos afecta la falta de contacto, cómo me comunico con mis hijos en una situación así, cómo puede afectar todo esto a mi relación de pareja, a mi empresa, a mi mundo. Todos nos vamos a ver reflejados en alguna de las situaciones de este libro y nos vamos a comprender mejor.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: