‘Verás caer una estrella’ de J. L. Martín Nogales y Helena Pérez García

veras caer una estrella

Verás caer una estrella de J. L. Martín Nogales. Ilustraciones de Helena Pérez García. Editorial Anaya, 2020. 145 x 215 mm., 96 pp., 12 €, (+ 12 años).

Por José R. Cortés Criado.

“—Nunca permitas que te señalen por lo que piensas —le advirtió la madre—. Ni por el país del que vienes. Ni por el color de tu piel. Ni por la lengua que hablas. Ni por la religión que practicas… Eso es lo que hizo el nazismo. Y tú nunca desprecies a quien sea diferente a ti. Nunca te burles de un compañero del colegio. Nunca acoses a nadie”.

J. L. Martín Nogales: Verás caer una estrella.

Una madre le cuenta a su hija la historia de una niña, Lucía, que ha de realizar, ella sola, un viaje peligroso atravesando un bosque y después un río hasta ver caer una estrella de fuego en el crepúsculo, entonces estará a salvo de los hombres de negro.

La historia se inicia con un diálogo entre madre e hija en el que la primera comienza a narrar cuando Lucía se encuentra en medio del bosque y se acerca la noche y nos recuerda los grandes peligros que la acechan.

Esos peligros comienzan siendo los ruidos del bosque, las posibles alimañas, algún que otro animal en busca de comida, aunque más adelante los lectores descubrimos que también pueden ser los hombres de negro o sus aliados.

La prosa ágil del autor nos lleva como si de un cuento tradicional se tratase a seguir los pasos de esa niña que atraviesa el bosque lleno de peligros. No es una Caperucita ni hay leñadores dispuestos a ayudarla. Está sola y cuando se encuentra con otras personas en una situación similar, tratan de engañarla o denunciar su presencia.

Los miedos que le asaltan también los percibe la interlocutora del relato y el lector. La madre sabe cómo hacer sentir a su hija los peligros vividos por Lucía utiliza metáforas y preguntas para acercarle el problema y hacerla recapacitar sobre lo relatado, incluso la madre quiere saber qué actitud tomaría su hija ante algunas decisiones.

A mediado del relato, cuando ya te tiene atrapado, salta la trama hasta sus inicios y descubrimos el trasfondo de la huída, que no es otro que el que padecieron millones de judíos en la Alemania nazi, aunque aún nos quedará leer hasta el final para conocer la identidad de la protagonista.

Es una forma muy sencilla y didáctica de acercar el tema de la persecución política a los pequeños lectores que con suma facilidad entenderán el problema y los padecimientos de quien sufre persecución.

Una niña, un pájaro azul con los colores del arcoiris en su cuello, un bosque, unos niños que viven solos en el bosque, un jabato y su madre, una jabalina, una señora delatora, un barquero y su hijo conforman un el elenco de personas que participan en la huída de Lucía.

El texto se complementa con una coloristas ilustraciones de Helena Pérez García que dan brillo y luz a un texto triste y oscuro donde la sombra del odio se extiende sobre una niña pequeña que desconoce la maldad.

Un buen libro, que se lee de un tirón y que te hace reflexionar sobre la vida durante la Segunda Guerra Mundial, a la par que te insta a defender un modo de vida donde todas seamos respetados sin distinción alguna.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: