‘Presidenta por sorpresa’ de Sara Cano

Presidenta por sorpresa
Presidenta por sorpresa de Sara Cano.

Presidenta por sorpresa de Sara Cano. Ilustraciones de Eugenia Ábalos. Editorial Edebé, 2020. 140 x 210 mm., 252 pp., 11,95 €, (+ 10 años).

Por José R. Cortés Criado.

“En aquellos cien días aprendí que mandar era una gran responsabilidad y que ejercer el poder tiene consecuencias.” Sara Cano: Presidenta por sorpresa.

Marta Chacras es hija de Marta Chacras madre. La primera es una chica que acude al instituto con su madre, diariamente, montadas ambas en una bicicleta tandem, atravesando el bosque de abedules y parándose a abrazar a los árboles más viejos antes de entrar en el instituto.

La segunda es la profesora de Arte, viste de forma algo desenfadada, lleva muchos collares y pulseras, huele a aceite de romero, hace yoga, come sano, se preocupa del planeta, quiere un mundo mejor partiendo de su entorno más cercano y es motivo de burla, especialmente, de dos personas muy conocidas en la ciudad.

Héctor Rufián padre y Héctor Rufián Jr., que la llaman despectivamente “la Chacras” y “abraza-árboles”. El primero fue compañero de clase de la madre; el segundo, lo es de la hija. El primero es el presidente del gobierno y el segundo se presenta a delegado del instituto. Son una estirpe familiar que ostenta el poder desde hace varias generaciones.

Marta Chacras hija no comparte todas las ideas de la madre, está cansada de la comida sana que le hace tomar diariamente, de sus ideas extrañas y hasta de sus sesiones de yoga, pero cuando escucha a su compañero decir que se va a presentar a delegado del instituto para fastidiar a su madre, se enfada tanto, que decide presentarse también a las elecciones. Las elecciones presidenciales se celebrarán unos días antes.

El último día, a última hora, Marta va a imprimir sus papeletas de votación, el impresor está muy liado porque está con las papeletas para la elección presidencial y tras algunos sobresaltos, se marcha con sus papeletas a casa.

Ese fin de semana, madre e hija se marchan al campo a desintoxicarse analógicamente. Ese domingo hay que votar, Marta madre está aburrida por los candidatos que se presentan y porque volverá a ganar Rufián y destrozará el bosque de los viejos abedules para construir un campo de golf y seguir especulando y aumentando sus ingresos económicos.

Y… ¡sorpresa! Sale elegida Marta Chacras hija. Resultó que sus papeletas terminaron en la cabina de votación para presidente y, como todo el mundo estaba cansado de Rufián, decidieron cambiar por una cara nueva y joven.

Marta no lo entendía, quiso dimitir, pero la ley la obliga a gobernar, al menos, durante cien días. Así que se convierte en presidenta del país. Sus prioridades son las propias de una adolescente, elige algunos amigos como ministros, sobre todo su amiga inventora y su amigo cocinero.

Toma determinadas medidas que buscan la igualdad entre hombre y mujeres, obliga a cocinar a los hombres, alarga los fines de semana a cinco días, hace firmar la paz a dos países muy enfrentado por un pozo de tinta de impresora…, en fin, que todo marcha estupendamente, la gente está contenta, trabajan menos, viven mejor, pero Rufián padre e hijo se las idean para confundirla y termina convirtiéndose en una dictadora, que se queda sola. Hasta su madre se alejó de ella.

Cuando está acabando su plazo de mandato, se da cuenta de sus errores. El único feliz es Rufián, menos mal que a última hora…

El libro está escrito con mucho humor y bastante ironía. Dibuja un político corrupto y siniestro, una sociedad cansada de ser engañada y muestra una esperanza, la de los jóvenes que tiene otra idea de gobierno y se preocupan por las cosas de los demás y no por los intereses de sus bolsillos.

Junto a esta fotografía de nuestra sociedad actual a nivel mundial, salvo escasas excepciones, se trata el tema de la responsabilidad, la ecología, el gobierno democrático, la responsabilidad, los valores democráticos, el feminismo…, todo tratado con mucho humor. Hay que resaltar que estos temas no suelen aparecer en los libros de literatura infantil.

Muestra del humor está en los nombres de los personajes principales, ministros, guardaespaldas, asesores o cantantes, sirvan de muestra estos nombres: Ramona Chita, Felix Zidad, Marta Crack, Óscar DeZine, Patatashada.

O los nombres de los partidos: PIS (Partido Independiente Sanitario), PUS (Partido Urbano Selecto), PAZ (Partido Animalista Zoolidario), PUM (Partido UltraMarino) PESTE (Partido Especulador Sinvergüenza Tunante).

Seguro que gusta a los pequeños lectores por su humor y lo bien llevada que está la trama. Te tiene atento, te ríes en determinados pasajes, visualizas perfectamente a los personajes nada más ver sus nombres y te lo lees de un tirón.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: