‘Siete llaves para abrir los sueños’ de Alfredo Gómez Cerdá

Siete llaves para abrir los muertos
Siete llaves para abrir los muertos

Siete llaves para abrir los sueños de Alfredo Gómez Cerdá. Ilustraciones de David Pintor. Editorial Kalandraka, 2020. 150 x 235 mm, 112 pp.,15 €, (+ 8 años).

Por José R. Cortés Criado.

“Es un barco sin bandera. En lo alto del palo mayor, ondean al viento dos trenzas pelirrojas.” Alfredo Gómez Cerdá: Siete llaves para abrir los sueños.

Alfredo Gómez Cerdá ha escogido siete llaves para llevarnos al mundo mágico de los sueños aunque estemos despiertos; son siete llaves muy especiales, cada una es una persona que se dedicó a la Literatura y nos hizo pasar muy buenos ratos con sus lecturas, y sigue haciéndoselo pasar a los nuevos lectores que los descubren: Gianni Rodari,Tomi Ungerer, Astrid Lindgren, Juan Farias, Christine Nöstlinger, Roald Dahl y Gloria Fuertes.

El escritor madrileño analiza sus obras y sus vidas para crear unos textos donde se mezclan retazos de sus biografías con personajes archiconocidos creados por sus mentes y que forman parte del acervo cultural de muchas generaciones de lectores a nivel mundial; y rinde, así, un homenaje a sus maestros.

De estas siete llaves hemos aprendido más de uno, ya sea de la valentía de una mujer muy especial,Gloria Fuertes, que se dedicó a escribir para niños en la España franquista; o de un hombre con una imaginación capaz de hacer crear binomios fantásticos a muchas generaciones de escolares, gracias, Rodari; también a valorar la amistad y el espacio donde vivir por encima de las cosas materiales como nos enseña Juan Farias; además de la transgresión de normas sociales algo absurdas con Dahl, a valorar la familia y los hijos de forma natural con Nöstlinger; a ser una persona comprometida con los demás con Lindgren; y a apreciar la magia de unos buenos dibujos con Ungerer.

Gracias, Alfredo Gómez Cerdá, por darnos estas siete llaves que nos retrotraen en el tiempo y nos vuelven a dar alas para imaginar una sociedad mejor donde niños y niñas sean capaces de crear un mundo nuevo cargado de estupendos valores morales; y por poner a la Literatura Infantil y Juvenil en su lugar propio e imperecedero.

Gianni Rodari, Tomi Ungerer, Astrid Lindgren, Juan Farias, Christine Nöstlinger, Roald Dahl y Gloria Fuertes son los protagonistas de siete estupendos relatos que nos abren la posibilidad de acceder a otros mundos paralelos creados por estos autores de Literatura Infantil y Juvenil que conforman un elenco de clásicos contemporáneos único.

El volumen está ilustrado por David Pintor que ha sabido retratar muy bien a los siete escritores y sus mundos mágicos, así como determinados retazos de sus personajes. La imaginación del escritor se ve reflejada en los dibujos que nos hacen pensar en personajes claves de cada uno de ellos. La calidad de las ilustraciones realzan la edición de esta obra.

Primera llave: La ventana de Rodari nos acerca al genial escritor, maestro, pedagogo y político italiano que supo elevar la fantasía a categoría gramatical, sacar a la escuela del blanco y negro, llevar la imaginación a todos los rincones del mundo y cambiar para siempre la forma de enseñar.

Con este relato, los lectores viviremos una experiencia única, asistiremos a un momento mágico en el que una niña entiende plenamente el mensaje del autor italiano y es capaz de llevarse con ella la ventana que le permite ver el mundo tal como ella lo ve, aunque nadie más sea capaz de verlo.

Segunda llave: Los prodigios de Tomi Ungerer. Solamente un dibujante de la talla de este es capaz de llevar a cabo prodigios únicos en el mundo de la ilustración mientras está en su estudio dibujando o ideando qué dibujar. Y no es para menos, tan pronto se va un búho de una ilustración de su libro Los tres bandidos, como aparece en su lugar un gato o el citado búho se deja ver en un espejo en Ningún beso para mamá.

También el protagonista de El Hombre de la Luna se ha marchado al acantilado del libro El Hombre Niebla. Todos sus seguidores está encantados con esos prodigios, él sonríe porque sabe que debe sorprender, asombrar, desconcertar, maravillar a todo aquel que se acerque a su obra.

Tercera llave: este capítulo se refiere a la escritora sueca Astrid Lindgren, pero especialmente a su genial personaje que trascendió toda frontera y toda línea temporal: Pippi Calzaslargas, niña que creó para entretener a su hija enferma; una chica que vivía en el campo con un caballo y un mono llamado señor Nelson.

Pippi superó su papel de entretenimiento de una chica encamada para convertirse en una señal de inconformismo y lucha por la justicia, es una niña libre que sabe hacer el bien y disfrutar de la vida. Ella solía decir que mejor estaba el mundo patas arriba que patas abajo. Esta escritora se convirtió en ídolo para muchas generaciones que se sintieron descendientes de su personaje con trenzas pelirrojas.

Cuarta llave: El baúl de Juan Farias. Qué hombre más tranquilo que sabe disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, esas que son realmente importantes. Ahí está él, en el muelle, mirando a través de su catalejo y sintiéndose un niño a pesar de sus muchos años, sentado en su baúl de las cosas necesarias que guarda, ya sea un lazo azul, un sacacorchos… o el catalejo.

Juan Farias sabía disfrutar de los pequeños secretos de la vida, que te hacen llevar una existencia feliz con pocas cosas y mucha imaginación. Muchos de sus lectores añorarán no ser un pirata para navegar con él por las rías gallegas cualquier atardecer.

Quinta llave: La lata de conservas de Christine. Viena, el río Danubio y Konrad, el ratoncillo que salió de una lata de conservas. Ese fue el secreto de una gran amistad entre un niño desgarbado y la protagonista, un ratón algo especial, nos cuenta Gómez Cerdá rememorando a Konrad, el niño que salió de una lata de conservas.

Este libro fue muy importante en la producción de Nöstlinger. En él se ve a un niño fabricado en serie, modelo de hijo, alumno, amigo… Un portento para una señora algo especial que consigue ser madre tras realizar su pedido y aprende a ser madre mientras Konrad aprende a ser hijo. Una historia transgresora llena de imaginación y crítica social.

Sexta llave: Los vampiros de Roald Dahl. Otro gran transgresor de las normas sociales y de las imposiciones absurdas a los pequeños lectores. En esta llave lo vemos coqueteando con murciélagos, vampiros, y atractivas vampiras.

Gracias a su imaginación y a los consejos que deja caer en sus libros, muchas generaciones de pequeños lectores descubrieron la magia de la palabra para soltar la imaginación y convivir con personajes imperecederos como Matilda, Charlie, James o Jorge.

Séptima llave: La moto de Gloria Fuertes. En esta última llave veremos a la poeta madrileña que siempre estuvo de guardia y no dejó de rimar palabras en ningún momento. Gracias a ella los niños y niñas españoles descubrieron otra forma de divertirse con los libros y de sorprenderse con sus ocurrencias.

Sus versos contagian ganas de vivir mientras divierten y enseñan a reclamar derechos, exigir mejoras y vivir una vida plena y feliz y como ella escribió: “ Gente que sólo va a lo suyo / ¡gente de la que huyo!”.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: