Connie Jett4“…Todo puede cambiar en un instante.

Por eso que hay que vivir cada momento como si fuera mágico, el mundo no se detiene. Ama. Ama tu soledad, ámate a tu misma, ama para poder amar todo lo que rodea. Tú puedes con todo”.

Cristina en Todo puede cambiar en un instante.

.

Por Carmen Fernández Etreros.

.

Esta semana hemos charlado con Connie Jett, la escritora de moda en novela romántica que llega a nuestras librerías con Todo puede cambiar en un instante. Una parodia fresca y desenfada ambientada en una peluquería en la que su protagonista Cristina trabaja media jornada.

Cristina vive con Toni, un prestigioso veterinario, y está organizando la boda del siglo, su boda. Sin embargo, un día escoge el camino equivocado y comete el peor error de su vida. Arrepentida y ya sin remedio, se ve obligada a anular todos los preparativos y a aprender a convivir con la tristeza y la soledad. Pero gracias a su amiga Lola y varias clientas Cristina consigue cambiar su vida…

Connie Jett nació en Argentina en 1983 y vive en la actualidad en Valencia.  Trabajó como periodista para la televisión italiana y para diversas revistas pero en la actualidad es profesora en una escuela infantil y una apasionada de la literatura romántica. Es la autora de Mi colección de secretos, novela chick lit galardonada con el premio Mejor novela contemporánea 2012 por la web romántica «Autoras en la sombra» y la novela digital No me llames princesa.

P. ¿De dónde surge la idea de Todo puede cambiar en un instante?

R. Surge en mi peluquería. Voy a menudo y siempre observaba que el que está sentado al lado tuyo además de comentar lo que dicen las revistas, suele aprovechar el momento para abrirse, para contar los problemas. Las peluqueras se acuerdan de donde te has ido de vacaciones, si tienes novio… Es un sitio de complicidad, de terapia. Pero me di cuenta de que no sabía nada de mi peluquera y que aunque iba siempre al mismo sitio no sabía nada de ella. Quería contar lo que pasa cuando se cierra la peluquería, cuando tú te vas, lo que hay detrás. Ese lo que se pasa “en la peluquería muere en la peluquería” pero entre nosotras las peluqueras nos lo podemos contar. Además es una peluquería de barrio, no de una cadena y allí te encuentras con las vecinas y por eso podía profundizar más sobre los sentimientos. Además la protagonista Cristina y Lola son amigas desde la infancia y comparten mucho más que el trabajo. La peluquería es tan importante en la novela como otro personaje porque todo se resuelve al final allí.

P. El juramento “peinocrático” nos ha hecha mucho gracia y nos preguntamos ¿qué te dicen las peluqueras? ¿Se sienten identificadas?

R. El juramento peinocrático es algo que suelo incluir en todas mis novelas, donde recojo todos los clichés. Intento dar una explicación a todo lo que pasa en una peluquería: Por ejemplo, ¿por qué cuando vamos a cortarnos las puntas nos cortan un palmo? ¿Por qué siempre nos ven el pelo seco? Un poco jugar con lo que ocurre dentro de la peluquería. A las peluqueras les ha causado mogollón de risa y las lectoras se sienten muy identificadas… Es el juego final de esta parodia en la que está todo un poco exagerado. En la novela las peluqueras cumplen el rol de cómplice de la protagonista-

P. En la novela Cristina tiene una vida y un futuro perfectos (trabajo ideal, boda con Toni un estupendo veterinario…), pero un día mete la pata, ¿te puede cambiar la vida en un instante?

R. La diferencia es que esta novela con otras románticas es que ya empieza con el conflicto. No es una chica que conoce a un chico, se enamoran y tienen un conflicto sino que ella tiene ya la vida estable, su aspiración es la peluquería, trabaja con su mejor amiga y se va a casar con un prestigioso veterinario. Pero en ese momento en el que tiene que preparar su boda está llena de nervios y tiene que dar un paso más y se llena de dudas. Se encuentra con alguien del pasado y es normal que se le muevan sus dudas, sus recuerdos y ahí es donde comete su primer error y el principio de sus problemas. Y luego tiene otros momentos en los que se tiene que reinventar. Además Cristina es una mujer con un comportamiento cuadriculado y todo se viene abajo. Y todo claro en clave de parodia.

P. ¿Crees que este personaje se parece a ti?

R. No, he intentado poner todo lo contrario. Juego con lo que yo no soy porque por ejemplo Cristina antes de salir de casa pasa el mocho… En el tema del orden se parece mucho a mi madre que ordena todo por colores por ejemplo. Yo desde que me fui a vivir sola dije “la república independiente de mi casa” pero reconozco que con orden todo es mucho más fácil… Cristina por ejemplo tiene ordenados los maquillajes y los medicamentos y cuando encuentra la cucaracha en la cocina no sabe cómo enfrentarse a esa situación. Intento que los personajes sean muy cercanos, que el lector se pueda identificar  o se acuerde de un amigo.

P.Cristina parece un poco cabeza loca, no sabe parar a Mario, no sabe qué  hacer con Salva… ¿No te ha ocurrido cuando escribías la novela que no entendías a Cristina?

R. No, yo es que a Cristina la quiero mucho. Es un juego en el que el personaje evoluciona. La novela romántica tiene siempre un conflicto y ella pasa por momentos de mucho stress como puede ser la organización de la boda, luego la soledad cuando se cancela… Y ella misma se pregunta por lo que está haciendo si tenía una vida perfecta.

P. ¿Crees que refleja a la mujer de hoy?

R. Refleja a la mujer que trabaja que tiene que tiene que conciliar trabajo y amor, no tiene hijos pero desea tenerlos…Una mujer de 33 años y que está en ese momento de la vida en el que la sociedad te dice que tienes que cumplir con todo y cada cosa que hacemos nos lleva a cambiar y lo que hacemos nos puede llevar por otro camino que nosotras no podemos organizar.

P. En la novela Cristina habla consigo misma, ¿cómo se te ocurrió este recurso?

R. Es lo nuevo que incluido en esta novela: Cristina habla consigo misma. Pero además esta voz interior es como un ángel que le dice lo que debe hacer y lo que no, el bien y el mal. Al estar escrita en primera persona da mucho pie a analizarte ya muchas veces sabes que lo estás haciendo mal pero tú misma te enfrentas a lo que estás haciendo. Y eso quería mostrar, esa dualidad.

P. Has escrito ya varias novelas Mi colección de secretos, No me llames princesa y Mis días sin ti. ¿Cómo te planteas la escritura?

R. En la primera novela es como si quieras vomitarlo todo pero luego vas madurando como autora. Me queda mucho por aprender pero lo vas haciendo y vas haciendo fichas de personajes y un esquema de qué es lo que quiero contar y cómo puedo llegar. En las fichas de personajes puedes controlar que no se desmanden y siempre estén en la misma línea. En ese sentido es importante organizarse pero luego me dejo llevar.

P. Y las escenas de sexo, ¿te ha resultado difícil escribirlas?

R.La verdad es que es complicado. Me ofrecieron escribir erótica y no lo vi claro. Mis escenas eróticas son más arriesgadas si las comparamos con las anteriores novelas. Me cuesta pero me gusta mucho el resultado. Las críticas de estas escenas son que son muy delicadas para nada vulgares y me ponen muy contenta porque la verdad es que es donde más me detengo. Lo otro me fluye más como el diálogo pero en estas escenas me detengo más.

P. ¿Cómo empezaste a escribir? ¿Te costó empezar a publicar?

R. He escrito siempre pero no cerraba nada. Cuando me quedé embarazada y me quedé de baja en casa encontré en mi ordenador Mi colección de secretos que la había escrito con 17 años y me enganché con ella y la terminé. Y después la presenté a una editorial pequeña de Valencia y a los dos meses me llamaron de la editorial y la adaptamos a un público más adulto. En esta editorial me ayudaron mucho a emprender este camino  y luego ya esa novela recibió un premio como autora revelación y ya fue cuando me contactaron de Planeta y genial con el sello Zafiro, con No me llames princesa que es una novela digital que tuvo un montón de premios y ahora el salto con esta novela.

todopuedecambiar01P.¿Qué consejo les darías a los escritores noveles?

R. Que sigan golpeando puertas. Es un buen momento para la novela romántica. Hay un público lector que lee todo y quiere leer todas las novelas. Ayudan mucho las redes sociales y recomiendo que se abran cuenta en todas porque es un contacto directo con el lector, con las lectoras y con las editoriales. Hay un feedback que ayuda mucho.  Te escriben de todo… Incluso los que se creen que eres la protagonista pero la cercanía con el lector ahora es mucho más grande. También hay también autores autopublicados que empiezan y luego ya contactan las editoriales. Hay más facilidad para publicar este género en este momento.

P.¿Cuáles son tus planes de futuro? ¿Darías el salto por ejemplo a la novela negra por ejemplo?

R.No, por ahora no. Me siento muy cómoda en la novela negra. Me gusta que la gente pase un buen rato y no lo sé a lo mejor en un futuro pero por ahora no. Me encuentro muy cómoda con este tipo de historias y además como lectora me gustan mucho. Me decidí por este género la verdad por Marian Keyes porque ella cambia un poco el género chick lit que había comenzado con autoras como Sophie Kinsella con sus novelas que son un poco frívolas de mujeres super empresarias con sus bolsos caros y siempre de compras. Y Marian Keyes toca la parodia de la vida pero desde un punto de vista más profundo. Luego ya comencé a leer libros de Megan Maxwell, Rebeca Rus…

P.¿Cuáles son tus planes de futuro?

R.El futuro es seguir escribiendo. He estado todo el verano escribiendo mi última novela, ya la he entregado y se publicará en 2015.

AbogadosdeMadrid.net