© Emilio Naranjo - EFE
© Emilio Naranjo – EFE

Por Carmen F. Etreros.

Divertida y magnética la periodista Pilar Eyre nos cuenta los entresijos de su última novela Mi color preferido es verte, finalista del Premio Planeta 2014. Una novela en la que nos cuenta la pasión desenfrenada de una mujer madura con un corresponsal de guerra al que conoce en una tarde de verano en la costa Brava. Una historia sorprendente de amor y pasión basada en su propia vida, en la que mezcla la ironía y la realidad.

P. ¿Cómo surgió la idea de Mi color favorito es verte?

R. Es una historia que viví el verano anterior, en 2013. Conocí una noche a un hombre y fue un amor a primera vista, avasallador que me rompió los esquemas totalmente. Me dijo que era corresponsal de guerra, que se tenía que ir a cubrir el conflicto. Pasaron una serie de avatares, de incógnitas. Yo vi ya que era un hombre misterioso, que había algo detrás. Es una historia real porque tanto Sébastien como yo somos personas de carne y hueso. Y yo estaba abducida por esta gran pasión y no hacía nada, aunque tenía mis compromisos editoriales, mi trabajo en El Mundo como periodista en activo, tenía varios temas que tenía aparcados… Estaba rota de amor, adelgacé, se me caían los anillos, las pulseras, tenía un número de pie menos, tenía ataques de asma continuos… Al final mi hijo me preguntó qué me pasaba y se lo conté. Él me pidió que le prometiese que todo era verdad y yo le aseguré que no mentía, que podía mirar los whatsapp, las fotos, todo lo que tenía de esta relación. Y rápido me dijo “si tienes una historia cojonuda mami. Ponte delante del ordenador que parece una novela, si parece mentira que te haya pasado esto”. Me puse a escribir obligada pero también por una especie de catarsis porque empezó a fluir todo lo que me había pasado, lo que había sentido, los momentos buenos, los momentos malos…Volví a revivirlo todo, a disfrutar de todos los momentos buenos y a sufrir con los momentos malos y me di cuenta de que tenía una novela Tan íntima con tanto de mi misma, con una parte tan secreta que se lo comenté a mi hijo y le pregunté que si tenía alguna objeción, si le iba a dar vergüenza delante de su novia, de sus amigos que me lo dijera porque no solo no la entregaba a la editorial sino que tampoco la terminaba. Pero él me dijo que no solo no le importaba sino que se sentía orgulloso de mí. Y decidí presentarla al premio.

P. He leído en una entrevista que has escrito la novela en secreto, ¿por qué?

R. Sí. Mis amigos lo saben ahora que me han dado el premio. Les he dado la paliza con esta historia de día y noche y están de Sébastien hasta el gorro pero nadie sabía que lo estaba escribiendo. Por varios motivos porque la presenté al premio con pseudónimo y no lo podía explicar. Y por una especie de pudor. Y ahora me llaman y me dicen que ahora comprenden porque no me vieron el pelo el invierno pasado.

P. ¿Cuánto hay de realidad y ficción en la relación de Pilar y Sébastien? ¿No has pasado miedo por atreverte a contar tu relación?

R. A ver. La historia de Sébastien es real pero yo a partir de ella he construido una novela y si me preguntas porcentajes te diría que un 98% de realidad y un 2% de ficción.

P. ¿No te daba miedo?

R. La verdad es que en el momento en el que escribía no porque fue una especie de vómito, una hemorragia, no podía para de escribir. Ahora más que miedo me da vergüenza, timidez… Verme ahí en las librerías y saber que habló de mis defectos físicos, psíquicos, esos momentos íntimos de amor.

“La historia de Sébastien es real pero yo a partir de ella he construido una novela y si me preguntas porcentajes te diría que un 98% de realidad y un 2% de ficción.”

P. ¿Cómo afronta el amor y el sexo una mujer madura? ¿Por qué crees que se escriben tan pocas novelas de amor a esta edad?

R. Soy una mujer madura y en mi vida no ha habido ninguna interrupción. A partir de ahí no digo he cumplido esa barrera, me voy a comportar delante de los hombres, voy a dejar de sentir atracción… He estado casada muchos años, ahora soy viuda desde hace varios y me he divertido y he tenido parejas pero una pasión así no la he sentido hasta ahora y tengo más de 60 años. Y tampoco es tan raro y ahora que empiezo a pulsar lo que dicen los lectores se me acercan señoras y me dicen es que yo he sentido lo mismo… Lo que me encanta es pensar que no soy una rara, una extravagante que he vivido esto y que lo han vivido muchas mujeres de esta edad. Una mujer de 60 años hoy día es como antes una de 40. Yo cuando tenga 90 seguiré igual (se ríe). La pasión de la vida es la que nos mantiene vivos, valga la redundancia.

P. Las mujeres, ¿perdemos la cabeza por amor?

R. Yo creo que las mujeres perdemos la cabeza por amor más que los hombres. Los hombres tienen otros intereses, se guardan siempre una parte de sí mismos, se entregan menos. Sin embargo las mujeres hacemos más locuras, vivimos al límite, lo damos todo cuando nos enamoramos. Somos capaces de dejarlo todo excepto a nuestros hijos. Somos capaces de dejarlo todo: posición, bienestar económico… Pero también he conocido a hombres que han perdido la cabeza por amor. El otro día un periodista de Madrid que me contó que había vivido lo mismo, que se había casado tres veces pero que estuvo 17 días con una mujer y nunca más había querido a nadie como a ella. Esta locura por amor es transversal y nos afecta a todos.

 P. ¿Qué significa para ti quedar finalista del Premio Planeta?

R. No puedo explicarlo con palabras: alegría, satisfacción, orgullo, un sueño. Además yo fui lectora de manuscritos del Premio Planeta cuando era joven y siempre pensé que me encantaría algún día estar ahí arriba. Aún ahora no he bajado de la nube. He tenido tantas satisfacciones… Entre ellas la respuesta de todos los compañeros, mis amigos. Todo el mundo se ha alegrado y he sentido el cariño. Lo único que me pone triste es pensar que mis padres a los que tanto hice sufrir que no estén ahí pero como soy creyente siento que desde allí lo están viendo y me habrán ayudado.

C_Mi color favorito es verte.inddP. Las escenas de sexo, ¿te ha costado escribirlas?

R. En mis libros hay siempre mucho sexo incluso en el libro sobre Franco había mucho sexo. Es una parte fundamental en la vida de todos los seres humanos que determina el comportamiento y el carácter de las personas. He intentado ser elegante pero que tuviésemos tan buena relación sexual también justifica el hecho de que yo sienta esa atracción por él. Tuvimos una “relación fusional” como él decía y sino no me hubiera vuelto loca de amor por él.

P. Periodismo o literatura, ¿con cuál te quedarías si solo pudieras elegir uno?

R. No puedo. El periodismo es la sangre que corre por mis venas. Gracias a mi trabajo en ‘El Mundo’ estoy en contacto con gente joven que me han enseñado muchas cosas. Saber lo que dices llega a muchas personas, saber que lo que escribes divierte a muchas personas…Yo no me voy a retirar nunca.

P. ¿Nos podrías contar alguno de tus proyectos literarios?

R. Todo esto ha sido como un terremoto, he descubierto el terreno de la autoficción y me siento muy cómoda en él. La respuesta está siendo muy buena y el regalo de ser finalista y todo se ha trastocado un poco. Tengo que sentar con mis editores y pensar qué voy a hacer. Estoy llena de planes y tengo muchas cosas en la cabeza y muy ilusionada.

AbogadosdeMadrid.net