Reseñas LIJ: ‘La Cenicienta’ de Noemí Villamuza

lacenicientaanaya

 

La Cenicienta de Charles Perrault. Ilustraciones de Noemí Villamuza. Editorial Anaya, Colección Cuentos clásicos para leer y contar, 2015.  175 x 220 mm, 32 pp., (+ 4 años),  5,95 €.

Por José R. Cortés Criado.

 

La editorial Anaya presenta un nuevo título de la colección Cuentos clásicos para leer y contar, en este caso el clásico cuento de la niña que es maltratada por su madrastra y despreciada por sus hermanastras siendo una buena persona que solo desea vivir una vida feliz y dichosa como todo ser humano.

De todos es conocida la historia de la niña pobre y malparada, de su hada madrina, de los ratoncillos convertidos en briosos corceles, de la calabaza transformada en linda carroza y en el famoso zapatito de cristal digno de una reina.

El valor que aporta esta edición de la editorial Anaya es su originalidad en cuanto a las ilustraciones y el tipo de letra usado para su impresión. Las ilustraciones ocupan cada doble página y se acompañan de un fragmento del texto en letra caligráfica, tan familiar a los pequeños lectores y tan fácil de interpretar por estos.

Las ilustraciones han sido actualizadas. Noemí Villamuza nos presenta unas personas que bien pudieran ser de este siglo o del pasado, vestidos los caballeros con pantalón, chaqueta, corbata o pañuelo al cuello; y las damas, con faldas, blusas, vestidos y chaquetas cruzadas.

En algunas páginas utiliza fotografías difuminadas a modo de fondo sobre los que destaca sus figuras muy bien perfiladas y sombreadas, dando gran realismo a las caras de las mismas. Es una buena unión la del texto y las imágenes para atrapar a los incipientes lectores.

El parisino Charles Perrault, en el siglo XVII inauguró el género literario de los cuentos de hada tras publicar sus Historias del tiempo pasado o Cuentos del tiempo pasado, también llamados Cuentos de mi madre Oca.

La palentina Noemí Villamuza se recuerda desde siempre con un lápiz en la mano, estudió Bellas Artes y se dedica a la ilustración, ganó el Premio Nacional de Ilustración el año 2002.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: