Entrevista a Luis Amavisca, autor del cuento ’ La princesa Li’

Luis Amavisca“La princesa Li es el cuento que nosotros no pudimos leer. Nuestras generaciones no contaban con estos referentes”.

 

Por Carmen F. Etreros.

. 

Comenzamos la semana hablando con Luis Amavisca, autor de un cuento diferente La princesa Li, que acaba de publicar Nube Ocho y que cuenta con las coloristas ilustraciones de Elena Rendeiro. Una fábula sobre la  igualdad, la diversidad y el amor.

 P. ¿De dónde surge la idea de La Princesa Li? ¿Cómo se te ocurrió?

R. Un día leí una crítica sobre la poca diversidad que hay en las grandes tendencias infantiles (tipo Disney). Se comentaba cómo la primera princesa Disney de color, Tiana, salió a la luz en tiempos de Obama. Y me pregunté, ¿Y una princesa lesbiana? ¿Por qué siguen los niños sin tener un referente de ese tipo?

No voy a entrar en lo positivo o no de “las princesas”. Pero lo cierto es que los niños siguen atraídos por esta imagen y nosotros podemos darles princesas diferentes, que no se contenten con lo establecido, que luchen y no sean sujetos pasivos.

La princesa Li tiene un padre que no es tolerante, que quiere que se case con un hombre. Pero además de no aceptar que quiera a una chica, no acepta que ésta sea de otro país. Me interesaba tratar el tema de la tolerancia de razas, países o de tendencia sexual. Por ello centré la historia en China, donde casualmente yo estaba de viaje cuando escribí el cuento.

P. ¿Cómo es la protagonista de este cuento La Princesa Li?

R. La princesa Li es valiente. Aunque su padre, el rey Wan Tan, le prohíba estar con su novia Beatriz, ella no le escuchará. Se negará a casarse con un hombre. Cuando Beatriz sea transformada en pájaro, la princesa no se separará de ella. Es siempre fiel a su amada. Pero también, y con dolor, a su padre. La princesa es inteligente y justa.

P. ¿Y Beatriz? ¿Cómo es este personaje?

R. Beatriz es “una valiente chica extranjera”. Retará las normas para poder estar con la princesa Li. Beatriz lucha por sus ideales. Pero además, no tiene ni una pizca de rencor. Aunque el rey, el padre de la princesa Li, la trate mal y la convierta en pájaro, ella no dudará en ayudarle cuando él lo necesite. Porque sin rencor y con amor logrará la reconciliación.

P. Las ilustraciones de Elena Rendeiro son muy coloristas, ¿cómo habéis trabajado juntos para crear a los personajes y la historia de La princesa Li?

R. Elena Rendeiro es una artista plástica que ha trabajado con escultura e instalaciones. Fue seleccionada en el premio de Generaciones, y ha expuesto su obra por todo el mundo. Sin embargo, este es su primer libro ilustrado.

Hablé con ella del proyecto y a ella le encantó la idea.  Elena estaba muy interesada en las texturas orientales, en las telas y en los interiores de una arquitectura que hablaban de una doble vida, interior y exterior. Trabajó sobre todo con acuarelas y me iba presentando a los personajes como si de un teatro de sombras se tratase. Algunos recortados como un teatro: Al rey, al hechicero, a la princesa y a Li.

Me maravilló la manera en la que trabajó escenas como “la negación de la princesa Li” a casarse con un hombre. Esa superposición del arte oriental en la que cada repetición de la cara de Li quiere decir un “no”.

Los palacios orientales me parecieron maravillosos, y la escena de la transformación del pájaro en Beatriz, es otra escena que combina esa repetición oriental en un libro para niños y adultos.

Elena es una gran amiga y trabajar con ella en un proyecto de tolerancia y para niños fue algo genial.

cubLi_2ed_vd P. La princesa Li es un cuento diferente, ¿qué es lo que queríais transmitir a los lectores?

R. La princesa Li es el cuento que nosotros no pudimos leer. Nuestras generaciones no contaban con estos referentes. En la sociedad plural en la que vivimos son necesarios, cuantos más mejor, porque tenemos que representar muchos ejemplos de diversidad.

Tan sólo en el año 62 se publicó Un día de nieve, el primer libro para niños con un protagonista de color. Hace diez años se comenzaron a publicar los primeros libros de diversidad, como Tres con Tango la historia de dos pingüinos machos que tienen un hijo.

Es muy importante que tengamos referentes para los niños, no sólo para los hijos de familias diferentes sino para todos. Para los hijos de una sociedad plural y diversa que tienen que entender con tolerancia.  Familias mixtas, monoparentales, una mamá, un papá, dos papás, dos mamás…  La princesa Li se une a un panorama de princesas en las que todavía no se había hablado de una que fuera lesbiana.

 

 

 

 

 

 

, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *