La plaza Mayor de Madrid acogió los pasados 16, 17 y 18 de junio la actividad ¡Retrátate!, con la que el Ayuntamiento de Madrid, PHotoESPAÑA y Samsung se unieron para celebrar el IV Centenario de la Plaza Mayor.

1400 personas participaron en la actividad, bien pasando por los sets fotográficos de Luis de Las Alas, Marta Soul, Paula Anta, Jonás Bel y Virginia Rota, o disfrutando de la pieza de realidad virtual Suite Selfie, primera realizada en el marco de PHotoESPAÑA, de Miguel Ángel Tornero.

Los cinco fotógrafos utilizaron el nuevo smartphone Samsung Galaxy S8 para retratar a madrileños y visitantes, desde muy diversos planteamientos artísticos.

Desde la aproximación al retrato clásico a través del uso de las nuevas tecnologías de Virginia Rota y Marta Soul; a las reminiscencias de la cultura barroca de los retratos de Paula Anta; la fotografía ambulante de Jonás Bel; y las imágenes “anti belleza” de Luis de Las Alas.

De entre las casi 700 imágenes tomadas por estos fotógrafos se realizó una selección de 15 que componen la exposición que podrá verse hasta el 31 de agosto en los balcones de la Casa de la Panadería, de la plaza Mayor. Durante estas fechas las imágenes se podrán ver proyectadas en la pantalla de Samsung de Callao El resto de las imágenes se pueden ver en la galería virtual de la web de PHotoESPAÑA www.phe.es

Dentro de las propuestas de ¡Retrátate! se instaló también en la plaza Mayor un contenedor en el que disfrutar de la pieza de realidad virtual Suite Selfie, de Miguel Ángel Tornero, gracias a la tecnología de las gafas Samsung Gear VR.

Por primera vez la realidad virtual entra a formar parte de las propuestas de PHotoESPAÑA y lo hace con esta pieza que podrá verse hasta el 27 de agosto en CentroCentro.

En Suite Selfie, descubrimos, gracias a la tecnología, una forma completamente novedosa de aproximarnos a la plaza Mayor. La pieza condensa en solo dos minutos, dos horas reales de actividad en este enclave madrileño. Una experiencia en 360º que el propio Miguel Ángel Tornero define como: “un pequeño estudio sociológico que parte de un lugar dado, la plaza Mayor y que nos convierte en voyeurs privilegiados enfundados en gafas VR”.