En la actualidad el contenido es fundamental para la mayoría de las empresas. En los folletos publicitarios, los dossiers, las comunicaciones internas, los manuales, la página web o incluso las newsletters es importante dar siempre una imagen de calidad y profesionalidad en la redacción del contenido. Si además la empresa tiene que internacionalizarse, hay que traducir todos estos contenidos.

Una buena traducción del contenido de la empresa realizada por expertos siempre dará prestigio a la marca y le abrirá nuevos caminos para su expansión. Con la traducción de los textos y la web se podrán captar clientes a nivel internacional. La traducción de contratos es fundamental para cualquier empresa de prestigio.

La traducción de los contenidos suele ser una las tareas más complicadas para muchas empresas. Os vamos a dar 5 sencillos consejos para que la traducción de contenidos no sea un problema sino una ventaja. El redactor y el traductor deben observar ciertas pautas para que el cliente siempre quede satisfecho.

traducción1. Cuidar la redacción de los textos de la empresa

No es lo mismo redactar textos para profesionales técnicos que para un consumidor general. Intenta pensar en el receptor de los textos antes de escribir. Tendrás que adaptar la sintaxis y el vocabulario a ese público determinado. El traductor también deberá conocerlo a la hora de traducir el texto por si tiene que utilizar una jerga determinada.

2. Informar siempre al traductor

El traductor debe conocer siempre el público, el objetivo del artículo e incluso las guías de estilo. Cuanta más información tenga de la empresa y su funcionamiento mejor será la traducción. Siempre debemos trabajar con expertos en traducción. Nunca se debe recurrir a un traductor automático si se quiere una traducción con un mínimo de calidad.

3. Transmitir el contenido del texto de origen

Una buena traducción siempre debe transmitir el mismo contenido del texto de origen a la lengua de destino. Ni debe añadir contenido ni eliminarlo. Debe trasladar con corrección y coherencia las expresiones y los giros de la lengua original con sentido para crear el mismo efecto.

4. Respetar las normas

La traducción para ser correcta debe respetar las normas ortográficas, ortotipográficas y sintácticas de la lengua de destino. No se puede dejar nada al azar. Por ejemplo la puntuación, la numeración, las fechas o los acrónimos.

traducción5. Tener cuidado con las connotaciones culturales

Un buen traductor debe tener en cuenta las particularidades culturales de cada país. Si el lector no las conoce siempre tendrá que explicarlas con calma en una nota al pie. Los chistes suelen ser complicados de traducir como no haya alguna equivalencia entre ambas lenguas.

Para terminar siempre es importante que el traductor y el redactor de los textos estén en contacto para que puedan comunicarse. Hay que dejar la traducción impecable hasta el último detalle.

AbogadosdeMadrid.net