David Lowery regresa al cine independiente para dirigir A Ghost Story que nos plantea el drama de un joven músico que muere en un accidente de tráfico, y vuelve a su casa para seguir junto a su esposa Lowery. Un atípico cuento sobre la pérdida, el tiempo y la memoria, así como la necesidad del ser humano por encontrar el verdadero significado de la vida. Situada en Texas, la película reflexiona sobre el amor, la comunicación y los vínculos entre personas como antídoto a las crisis de la vida.

El actor Casey Affleck y la actriz Rooney Mara, que vuelven a ponerse a las órdenes de Lowery tras En un lugar sin ley, protagonizan esta historia de fantasmas en la que bajo las cuestiones existenciales se esconde un poso de esperanza en forma de pequeños gestos que tratan la idea del legado como vía hacia la inmortalidad. Completan el reparto Grover Coulson y la cantante Kesha, entre otros.

Después de fallecer, un hombre vuelve a su hogar convertido en un fantasma vestido con una sábana blanca y agujeros en los ojos. Su intención es la de consolar a su esposa después de su pérdida, pero no tarda en darse cuenta de que, para él, ya no existe el tiempo y el espacio. Esto le obliga a presenciar sin poder hacer nada cómo la vida que tuvo y la mujer que amó se escapan. Perdido, el fantasma se enfrentará a sus recuerdos y su pasado mientras se cuestiona las grandes preguntas de la vida.
.
.