‘Barriga de ballena’ de António Jorge GonÇalves

 

Barriga de ballena de António Jorge GonÇalves. Editorial Juventud, 2017. Colección Álbumes Ilustrados, 1ª edición. Cartoné, 22,5 x 28,5 cm., 46 pp., 14 e.

Por José R. Cortés Criado.

 

Sari es una niñita que se despertó un día de verano muy pronto, sus papás dormían a pierna suelta y ella decidió acercarse al mar.

Allí encontró, a Azul, un niño que construía un barco para irse a la tierra-donde-NUNCA-NADIE-se-aburre. Sari le pidió que la llevase, y se fueron, todo iba estupendamente hasta que se desató una tormenta y el barquito se partió en dos, él volvió a tierra pero ella quedó en la barriga de la ballena.

En el interior de la tripa del cetáceo todo estaba oscuro, se encontró con unos bichos que la confundieron con comida y menos mal que protestó si no no sabemos cómo acabaría; también encontró un hombre muy aburrido que contaba los peces que pasaban por el exterior y allí seguía la niña preocupada.

Mientras, Azul ideaba cómo buscarla si no tenía un barco que lo llevase hasta la ballena, así, que ni corto ni perezoso hizo un hoyo muy grande donde enterró el mar.

Ahora sí podía correr por el fondo marino en busca de su amiga a recuperarla, pero esta sintió tanta pena al ver a los peces sin poder respirar que comenzó a llorar y a llorar hasta que se formó otro mar y los peces recuperaron si hábitat y su vida.

Cuando regresaron a la tierra-donde-NUNCA-NADIE-se-aburre los papás ya se habían despertado, pero esa es otra historia.

Los escasos textos se ven arropados por sencillas imágenes de colores lisos, unas páginas muy azules representan el mar, otras ocres la tierra, los tonos verdosos el fondo marino lleno de peces, estos en tonos azules al igual que la ballena; el interior del animal es oscuro y con tonos rojos para representar los jugos gástricos.

La sencillez cromática, paleta corta, se ve compensada por las siluetas negras de los personajes; los fondos marinos muestran una gran cantidad de peces desplazándose en ambas direcciones siguiendo un orden, ya sea en fila india, en pequeñas bandadas o enormes bancos en forma romboidal.

Llama la atención los múltiples detalles de los elementos marinos, ya sea las retículas de las conchas de las tortugas, los tentáculos de las medusas o calamares, las diferentes aletas, los botones de las patas del pulpo, la cola de las mantas o los dientes de la ballena.

Ingenioso álbum ilustrado donde la vista se recrea y los textos te presentan una sencilla historia fantástica de unos niños que no se aburren puesto que viven en la tierra donde no existe el aburrimiento, es el mundo de la fantasía juvenil.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: