El Umbral de Primavera acogerá el próximo 6 de marzo el estreno absoluto de ‘Medea (outside)’

Medea

El Umbral de Primavera acogerá el próximo 6 de marzo el estreno absoluto de la obra Medea (outside), un proyecto muy personal de la actriz y directora novel Coral Ros (con la inestimable colaboración de Laura Garmo) quien, inspirándose en el mito de Eurípides, descontextualiza al personaje de Medea alejándolo de la madre asesina para profundizar en el símbolo femenino, en lo que ella representó como mujer. Una mujer que, eligiendo su propio destino, rompe con lo establecido socialmente, sin intervención masculina. Una Medea que nos sirve para hablar de la emancipación de la mujer y de alguno de los males que aquejan a la sociedad contemporánea.

La obra
Medea (outside) no es Medea, no una Medea clásica. Nos propone un espectáculo contemporáneo ‘a las afueras del Mito’, por eso lo de (outside). Esta propuesta es el viaje emocional de una mujer de hoy, una de tantas mujeres que viven en la sociedad actual y que resultan muy reconocibles para los espectadores.El punto de partida, como en el mito, es el dolor profundo por la pérdida de un ser querido pero en esta lectura contemporánea, se hablará de cómo el tabú de la muerte en occidente supone para el individuo mayor dificultad a la hora de gestionar emocionalmente la pérdida.Podemos decir que la desacralización del individuo en el sistema occidental donde el capitalismo irrumpe en el tiempo reflexivo del hombre, ha creado una distancia enorme entre el ser humano y el espíritu. Negamos la muerte invisibilizándola, intentando borrarla de nuestro cotidiano, buscando consuelo sobre la gran duda existencial en el consumo, como intentando llenar ese vacío o mantenernos entretenidos con nuevas adquisiciones: Si tenemos somos. Pero, ¿qué ocurre si se produce una pérdida cercana a destiempo? ¿Cómo irrumpe en nuestras vidas? ¿Qué recursos emocionales tenemos que improvisar para sobrevivir? Esta es la pregunta que persigue Medea (outside) dejándose llevar por su instinto más primitivo: la supervivencia.

PROYECTO
Analizando la Medea de Eurípides se ha hecho una ardua investigación del contexto histórico en el que se encontraba el autor en el momento de crearla. Así se descubrió que Eurípides escribió con gran maestría y con la finalidad pedagógica del teatro esta tragedia como queriendo avisar del gran peligro que suponía la crisis política por la que pasaba en esos momentos Atenas y que tan sólo meses después desencadenaría en una cruenta guerra civil. En ese punto comenzó el interés sobre este mito pues si Eurípides escribió la premonición de una guerra terrorífica con fatales consecuencias encarnándola en Medea, dotó de herramientas sólo aptas para hombres, en aquella época, a una mujer: la inteligencia de la estrategia, la frialdad para la ejecución, el carácter temperamental y decisivo… empoderándola así. Haciéndola legítima en pro de sí misma como cualquier guerra. Sin más excusas. Sin pensar en terceros, terceros de sangre, sin culpabilidad (eso tan femenino). Así se nos abre, en la lectura contemporánea que nos ofrecen de Medea, una brecha tan gigante en toda la historia de la educación femenina como es el cuestionamiento del ‘cuidado’ como destino indiscutible para la mujer.

También en Medea (outside) se ha tratado de dar visibilidad sobre el tabú existente respecto al dolor humano a nivel social, político y económico en nuestra sociedad actual poniendo el foco en el mundo femenino. Se ha contextualizando al personaje de esta propuesta en el momento en que pierde a un ser querido. Esta situación límite en que todos nos hemos visto en algún momento de nuestra vida, deja salir claramente a la superficie las carencias que tenemos como sociedad. La desesperación y el grito de dolor que Medea lanza cuando se pone frente al coro gritando su desesperación es el punto de partida. Ese coro que le da palmaditas en la espalda diciendo lo injusto que es toda la situación por la que está pasando, dándole la razón pero incapaz de movilizarse en contra de lo ilegítimo. Incapaz de comprender que ellos mismos son Medeas en potencia porque todos somos incuestionablemente susceptibles por el dolor.

El resultado final ha sido el de una dramaturgia, inspirada en la fuerza del personaje de Medea, que es ejecutada en forma de monólogo por una mujer análoga en el dolor a Medea, frente a un público que podría ser el coro (la sociedad).

 

MEDEA (Outside)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: