‘El último tigre’ de Petr Horácek

El último tigre

El último tigre. Texto e ilustración de Petr Horácek Traducción de Raquel Solà i Garcia. Editorial Juventud, 2020. 245 x 280 mm, 36 pp., 15 €, ( + 5 años).

 

Por José R. Cortés Criado.

 

“Y jamás olvidó que su posesión más valiosa no era su fuerza ni su poder…era su libertad”.

Petr Horácek: El último tigre.

 

Una historia muy sencilla para hacer valer la importancia que tiene ser libre. Sin duda un canto a la libertad desde la perspectiva de un tigre que se siente valeroso e importante.

El pobre tigre, muy temido en la selva, nunca se había enfrentado a un animal muy especial, el hombre; así que cuando todos los animales de la selva pusieron pies en polvorosa por la presencia de cazadores, el tigre no se movió.

Él no tenía miedo a nadie ni a nada, era fuerte y poderoso así que se enfrentó a los hombres que en un principio se retiraron, pero no para salvar su pellejo, sino para pensar la forma de atrapar a ese fiero tigre.

Dicho y hecho. El tigre fue apresado y llevado a la ciudad para asombro de todos, hasta para él que no entendía por qué lo encerraban ni por qué iban a verlo. Tan triste estaba que dejó de comer, solo deseaba salir de la jaula y empezó a adelgazar.

Adelgazar le vino bien porque pudo atravesar los barrotes de la jaula y regresar a su antiguo enclave, dejando atrás la ciudad gris y triste, con una lección aprendida, lo más importante no es el poder ni la fuerza.

Entrañable historia contada con suma sencillez que hará reflexionar a las mentes infantiles sobre lo que deseamos y lo que realmente es importante para las personas.

Al texto se añaden unas ilustraciones donde destacan los trazos de lápices de cera sobre siluetas, dando como resultado un tigre sumamente expresivo, unos animales muy bellos y una selva muy cromática.

La mezcla de tonos verdes y azules, desde un verde amarillento a un azul casi violeta, dan vida, profusión y profundidad a la selva. Los tonos amarillos, negros y naranjas dan muestra de la belleza del tigre. Los trazos sobre su cara y cuerpo parecen propias de un boceto; esa sensación de frescura y rapidez dotan de vida las láminas.

La multitud de animales que se marchan ante la presencia humana y la del mono que le aconseja marcharse son muy expresivas y vistosas. El contraste de color entre las imágenes de la ciudad y de la selva, hacen que añoremos el espacio verde antes que los grises urbanos.

Excelente álbum ilustrado que aporta una fábula muy sentida por todos, sobre todo cuando podemos sospechar que nuestra libertad está en entredicho o que hay animales en peligro de extinción. Su actualidad está fuera de toda duda, pues la libertad y la supervivencia de todas las especies son valores que siempre hay que defender.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: