‘Influencer (Un año en Wonderland)’ de Víctor Panicello

Influencer (Un año en Wonderland) de Víctor Panicello. Editorial Edebé, Colección Periscopio, 2020. 130 x 205 mm, 244 pp.,10,50 €, (+ 12 años).

Por José R. Cortés Criado.

“No necesitamos estar pendientes de la vida de otros para dar sentido a la nuestra”.

Víctor Panicello: Influencer (Un año en Wonderland).

Nadia es una joven que estudia primero de bachillerato. Es una alumna como muchas otras, pero con una idea fija que no la deja descansar. Quiere ser influencer por encima de todo.

Es su gran sueño, vivir en las redes sociales y ser tenida como modelo a seguir. Empieza a descuidar los estudios por mantener su perfil activo continuamente. Con la ayuda de su amiga Marta, que tiene estilo haciendo fotos y retocándolas empiezan a llegar los primeros seguidores.

Cuando empieza a asentar un poco sus likes y sus seguidores, comprende que eso es lo que desea con toda su alma y pone todo su empeño en aumentar como sea su número de seguidores; incluso compra falsos seguidores para aumentar su número.

Y cuando siente que necesita ampliar su mundo virtual, no duda en aliarse con una señora que le dirigirá toda su vida. Le impone unas reglas severísimas, ella sabe que si desea ser una influencer de renombre debe apostar fuerte por ello, que si alcanza la cima debe luchar aún más para mantenerse y, sobre todo, debe aceptar las reglas de esa selva en la vive.

Las reglas no las pone ellas, se las imponen. No duda en darle de lado a su mejor amiga, pelearse con sus padres y con su hermano con tal de triunfar. Y lo consigue. Vive por fin en un mundo irreal donde nadie es de fiar y todo lo que hace se mira con lupa por sus seguidores y por sus detractores.

Ha de estar arreglada como para ir de fiesta, aunque solo lo hagas para hacerte una foto antes de desmaquillarte y acostarte; nunca puedes salir a la calle siendo tú, debes ser tu imagen pública; debes asistir a fiestas donde hablas o presentas o te dejas fotografiar con los productos de las marcas que representas, aún sin saber de qué se trata o para qué sirve; nunca debes contrariar a tu manager, a tu jefe de prensa, ni a las empresas que pagan.

Esa vida falsa termina pasando factura, que unida al temor de perder seguidores o no aumentarlos, hacen de esa vida maravillosamente idílica un sinvivir.

Nadia alcanza tal nivel de éxito, de estrés, de soledad y de falsedad que no puede soportarlo, debe cambiar, pero eso es fácil decirlo y muy difícil de hacerlo; puede perder seguidores, pueden darle la espalda las marcas que solo buscan vender sus productos, puede empobrecerse económicamente…a pesar de que gana más que su padre y su madre juntos.

Al final tomará la mejor decisión de su vida, no es fácil el camino, pero cree que es buen momento para repensar su papel de influencer, no va a dejar de serlo así como así y no quiere seguir igual, algo tendrá que hacer.

Menos mal que Nadia no pierde el contacto con el mundo real, ya sea su familia, su amiga, un primo especial o un fotógrafo que la aprecia como persona más que como influencer  le ayudarán a tomar la decisión.

La novela está bien estructurada. Comienza poco a poco cogiendo fuerza y te atrapa en esa guerra permanente con las audiencias, las marcas, los actos y las falsedades que se vierten en la web.

El desenlace te hace reflexionar y te ayuda a esclarecer algunas ideas, si no las detectaste a lo largo de las páginas. Es una novela juvenil que enlaza con ese mundo irreal que vender las redes sociales y embauca a mentes juveniles ansiosas de vivir vidas de ensueños, tan falsas y tan ansiadas por los que quieren huir de su existencia real.

Un mensaje que llega claro es que la vida de cada uno es más valiosa que cualquiera de esas vidas huecas de las personas que quieren presentarse como modelos a imitar.

Espero que este libro abra los ojos a los más jóvenes y les despierte el sentido crítico ante ese mundo fantástico que no existe y está cargado de fantasías absurdas.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: