Netflix estrena la secuela de La Navidad de Ángela

Por Elena Fernández Rodríguez.

Era 2017 cuando salió a la luz la adaptación de uno de los cuentos de Frank McCourt, ganador del Premio Pulitzer. La Navidad de Ángela es una producción irlandesa-canadiense que llegó a nuestro país de la mano de Netflix. La película de animación, que apenas llega a los treinta minutos, nos habla de la importancia la familia en diferentes momentos de la vida. A través de las ocurrencias de protagonista y gracias a las aventuras que vive junto a sus hermanos, podemos disfrutar de historias tiernas con enseñanzas muy importantes y perfectas para disfrutar con los más pequeños de la casa. La plataforma de streaming estrenó el 1 de diciembre El deseo de Navidad de Ángela, la secuela de las peripecias de Ángela.

Mientras que en la primera parte el filme nos contaba cómo Ángela se llevaba al Niño Jesús de la iglesia para poder abrigarlo bien provocando el enfado del cura y la sorpresa de algunos vecinos, en esta ocasión la protagonista y Pat, uno de sus tres hermanos, tratarán de dar una sorpresa a su madre. Si bien la familia es un ejemplo de unidad y fidelidad, lo cierto es que todos viven acongojados por la marcha de su padre a Australia en busca de un puesto de trabajo que les permita subsistir. Desde su partida, la madre ha sido la encargada de llevar sobre sus hombros el peso de criar a sus cuatro hijos y, a pesar de que es una mujer fuerte y cuenta con la ayuda de Tom, su primogénito, en ciertos momentos de la trama se deduce que echa mucho de menos a su esposo. Por ese motivo, Ángela y Pat deciden idear un plan para ir a Australia a recoger a su padre y volver a su casa en el mismo día de Nochebuena para sorprender a su madre por Navidad.

Si algo llama la atención de estas producciones es la sencillez con la que narran su historia y el gran esfuerzo que hacen para que el espectador, además de adentrarse en la trama, empatice con cada uno de los personajes. Cada uno de ellos transmite una serie de valores diferentes que unidos dan lugar a una serie de enseñanzas que merece la pena aprender. Por si fuera poco, la animación está hecha con mimo y cuidado, dando como resultado un trabajo llamativo a la par que bonito.

Si estás buscando una película para ver en familia y no has visto todavía la primera parte, no dudes en elegir las aventuras de Ángela. Son cortitas y fáciles de entender y se convertirán en la elección perfecta para pasar un rato divertido. ¡No te defraudarán!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: