Norsemen y la dificultad para las comedias históricas

Norsemen

 

A lo largo de estos últimos años se ha producido un cambio transversal en la forma en la que consumimos televisión, gracias al desarrollo que han tenido las plataformas de streaming. De esta manera, cualquiera de nosotros tiene acceso a un catálogo prácticamente ilimitado de series y películas, todo ello con una relación calidad-precio que era impensable hace unos años.

Esto ha permitido que se produzca una democratización de acceso a este tipo de contenidos culturales y se multiplique la oferta exponencialmente, por lo que algunos títulos pasan desapercibidos pese a tener una gran calidad. Este es el ejemplo de Norsemen, una comedia noruega ambientada en un pueblo vikingo que volvió este verano a las pantallas con su tercera temporada, tras más de dos años de parón.

Sin embargo, la acogida de esta serie no ha sido muy buena en nuestro país, aunque la crítica siempre ha alabado la calidad de esta producción nórdica que parodia la figura del mítico guerrero proveniente de Escandinavia. De hecho, ya se ha anunciado oficialmente que Norsemen no contará con una cuarta y última temporada, lo que supone un varapalo para los amantes de este tipo de narrativas.

Una de las principales razones de la falta del éxito es que no se encontraba doblada al español, por lo que tan solo podía verse en versión original y subtitulada en nuestro idioma. Por supuesto, esto genera un inconveniente a la hora de llegar a un consumo de masas, aunque cada vez hay más espectadores que prefieren disfrutar de las versiones originales para no perderse ningún detalle de la actuación.

Otro de los factores fundamentales es la dificultad que tienen las comedias históricas para triunfar, debido a que estamos ante uno de los géneros más complicados. Así, a pesar de que tenemos ejemplos en el cine como La vida de Brian, suelen ser muy caras de producir y se pierde mucho contexto en caso de que el espectador no conozca la historia real.

Eso sí, merece la pena señalar que esto es extraño en un país como el nuestro, donde la comedia extrajera suele recibir una muy buena acogida por parte de la audiencia. Algunos casos de este 2020 son Dash & Lily, una comedia romántica basada en un libro, o Space Force, protagonizada por el mundialmente famoso Steve Carell.

La temática vikinga, un rotundo éxito en España

Aun así, no podemos pasar por alto que la temática vikinga es un rotundo éxito en España, donde han triunfado muchas películas y series a lo largo de las últimas décadas. En este contexto, debemos destacar Vikings como la mejor producción de este ámbito, ya que ha conseguido relanzar esta cultura nórdica.

De este modo, a través de plataformas de streaming como Netflix podemos disfrutar de este tipo de contenido, mientras que la cultura vikinga también se ha hecho un hueco en otros sectores de la industria del ocio y el entretenimiento como el eGaming. Un buen ejemplo es la tragaperras online Thunderstruck, que se puede disfrutar dentro de la variada oferta de juegos disponibles en Betway.

Así, el juego online vuelve a demostrar su capacidad para reinventarse, adaptando cualquier tipo de tema con la intención de seguir mejorando la calidad de sus títulos. Gracias a este tipo de estrategias, tanto las plataformas de streaming como el eGaming consiguen establecer una relación de 360º con el cliente, algo que inevitablemente implica una fidelidad que es muy difícil de lograr fuera del ámbito digital.

Vikings, un auténtico fenómeno cultural que acumula seis temporadas

Por último, debemos detenernos en Vikings, para demostrar que el fracaso de Norsemen en España tiene que ver con la comedia histórica y no con la temática. De hecho, esta serie lleva muchos años siendo un éxito rotundo, algo que se ha multiplicado desde su adquisición por Netflix, que ya está desarrollando una secuela en paralelo que saldrá a la luz en unos meses.

Actualmente, se encuentra inmersa en su sexta temporada, pero cuenta con la incógnita de no haber confirmado si será la última o podremos disfrutar de otra más adelante. Así, los fallos de Norsemen no tienen nada que ver con los vikingos, que siguen acaparando la atención en cualquier adaptación.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: