José C. Vales presenta su novela ‘Cabaret Biarritz’, ganadora del Premio Nadal 2015

portada_cabaret-biarritz_jose-c-vales_201501141611

«¡Ah, Biarritz, Biarritz! Biarritz la incomparable, Biarritz la  inmortal… ¡Ah, Biarritz! La vida y los placeres no se conocen si no se  vivieron aquellos años dorados de Biarritz».

.

El escritor José C. Vales presentó ayer en Madrid su novela Cabaret Biarritz, ganadora del Premio Nadal 2015. El escritor y traductor, autor de El Pensionado de Neuwelke, ha construido en su nueva novela un armazón narrativo realmente ingenioso que evidencia su habilidad para jugar con la trama, los personajes y al mismo tiempo recrear un atractivo fresco de aquella sociedad liberada que lucha por romper con el pasado.

La novela se presenta como un juego para el lector y para ello lo sitúa en un marco tan  maravilloso y exclusivo como era Biarritz la localidad vascofrancesa durante los alegres y locos años veinte, cuando se convirtió en lugar de obligatoria visita para aristócratas, adinerados  empresarios y vividores sin freno. En sus hoteles, salones y clubes se daban cita la elegancia y el glamour con los excesos, la fiesta, el  alcohol y una depravación que por mucho que quisiese vestirse de  exquisitez no dejaba de ser inmoral. En un mundo así, las cosas a veces no resultan ser lo que parecen y una muerte que a primera vista pasaría por  suicidio, podría incluso convertirse en una cadena de atroces crímenes.

 «Por Biarritz, igual que por San Sebastián, pasaron los fulgores  principescos de Serbia y Rusia, por allí transitaron las zarinas de  rostros translúcidos y rubicundos y los grandes duques de bigotes  encerados, y los reyes de España y de Suecia…».

Aprovecha el autor para hacer un paralelismo entre el periodismo de principios del siglo XX y el actual. Solo la personalidad curiosa de un  agudo periodista lograría sacar provecho de un suceso tan tremendo como es  el hallazgo de un cuerpo sin vida, y llegar a escribir una historia que, a
camino entre la crónica y el libro de investigación, se conforma como  ingenioso testimonio de una época. La transcripción en primera persona de  todas las entrevistas que Miet tuvo con los implicados, aportan no solo  una particular perspectiva del caso, sino una detallada visión del momento  acorde al escalafón social de cada entrevistado.

El sentido del humor y la diversión sobreviven a la tragedia a lo largo de  toda la novela. Algo que se está convirtiendo en elemento distintivo del  autor y del que no puede prescindir, sobre todo, cuando se habla de un  momento histórico tan vital como el tratado, donde libertad y pasión se convierten en los valores más importantes ligados al ser humano,  especialmente entre las mujeres que valientes y decididas, inician su  propia rebelión por ocupar el estatus que merecen.

Gracias al trabajo del personaje protagonista se hace posible bucear en los  salones de juego, el confuso mundo del espectáculo, del lujo, en los recovecos del arte y sobre todo, entrar en los cuartos privados de unas  vidas plagadas de secretos, ambiciones, deseos frustrados y sentimientos irrefrenables. La investigación periodístico-policial convive entonces con  la indagación sentimental y el retrato social de forma equilibrada,  conformando un artefacto narrativo que sorprende y provoca al lector en  cada uno de sus descubrimientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: