Cool Nata
Cool Nata

Cool Nata de Maria Scrivan (texto e ilustraciones). Editorial Bruño. 2020. 150 x 205 mm., 240 pp., 12,95 €, (+ 10 años)

Por José R. Cortés Criado.

“Natalie empieza a descubrir muchas cosas sobre su verdadero yo. Y es que, si se valorase un poquito más, quizá se daría cuenta de que ya es lo bastante de todo….¡y de sobra!”

Maria Srivan: Cool Nata.

Divertido cómic que refleja las adversidades de una niña con baja autoestima. Natalia siempre ha tenido una amiga, una superamiga en el colegio. Las más elegante, la más estilosa, las más divertida, las más…

Acaban de pasar al instituto. Natalie está aterrada con el cambio, menos mal que allí estará su mejor amiga, Lily. Lo que no sospechaba la protagonista es que su amiga ya no quería cuenta con personas como ella.

Natalie es lo opuesto a una líder adolescente. No es glamurosa, es patosa, le gusta leer, escribir, dibujar y casi todo le sale mal, o eso piensa ella, aunque tiene motivos para sentirse mal. La pobre no para de pedirle consejo a su espejo, pero no consigue cambiar.

Lily se ha hecho amiga inseparable de Álex, esta sí es la mejor entre las mejores. Corre, salta, baila, canta, saca buenas notas, tiene un gran estilazo vistiendo y peinándose…, en fin. La amiga ideal para cualquier chica del instituto.

Lily ya no quiere estar cerca de Natalie. Está claro que su amistad era muy interesada. Natalie le regalaba cosas, hacía lo que su amiga decía, le ayudaban con los deberes…, era muy egoísta y la pobre de Natalie no se daba cuenta.

La protagonista estaba desolada. Se encontraba sola y los compañeros nuevos que conocía eran pésimos. Cuando peor estaba conoció a otra chica del montón, le gustó un chico que amaba la música y los cómics, y más tarde a otra, que con su aire de despistada, demostró ser muy buena persona.

Natalie está con su autoestima por los suelos hasta que hace caso a sus amigas y comienza a hacer lo que le gusta, intentando que los comentarios de los demás no le afectasen demasiado.

Al final las cosas le salen bastante bien tras crear un cómic cuya protagonista es una rana tan patosa como ella. La vida empieza a cambiarle, aprecia el valor de la verdadera amistad y pasa de las persona egoístas.

Bonita lección que todo adolescente debe aprender. No debemos vivir queriendo contentar a todo el mundo ni imitando modelos que no nos gustan. Hay que ser auténticos y mostrarnos tal cual somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos.

El texto es muy ameno de leer. Los dibujos muy expresivos. La autora sabe mezclar muy bien los planos, resaltar palabras o expresiones, juega muy bien con las líneas cinéticas, las onomatopeyas, las láminas descriptivas y, sobre todo, dota de mucho humor todo el libro.

El volumen, de pasta dura, está dividido en dieciséis capítulos. Todos con su título bien expresivo y una simpática presentación del argumento a cargo de las dos mascotas de la protagonista: su perro Chuche y su gata Gata.

Sospecho que gustará a las pequeñas lectoras, porque sus protagonistas son niñas, pero algún que otro lector, seguro que se siente identificado con los problemas de Natalie. Todos hemos pasado la adolescencia y sabemos que no somos perfectos y que hemos querido ser como otros en determinados momentos de nuestra existencia.

Me gusta la forma en la que se trata la autoestima y hace ver lo importante que es la valoración que cada persona tiene de sí misma y la trascendencia de aceptar nuestra singularidad y la de los demás.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: