‘La Bestia’ de Sofía Nayeli Bazán

La Bestia
La Bestia

La Bestia de Sofía Nayeli Bazán. Editorial SM, 2020. 96 pp., 9,95 € (+ 13 años)

Por José R. Cortés Criado.

“Un paso en falso o un descuido pueden acabar con todo. Me siento pequeña. Estoy en una guerra en la la lucha es inútil, nadie puede con el gigante de hierro. L9 único que queda es sobrevivir a sus ataques. Somos las víctimas de un arma sin balas. Somos las balas del arma de fuego.” Sofía Nayeli Bazán: La Bestia.

Esta joven escritora alicantina, Sofía Nayeli Bazán, ganó el XV Premio Jordi Sierra i Fabra 2020, dirigido a jóvenes promesas de las letras menores de dieciocho años, con su novela La Bestia, que muestra la realidad de la emigración en Centroamérica y está basada en las historias de la familia de la autora como testigos directos de los hechos.

La autora comienza el relato hablando de una niña guatemalteca que se dedica a vender pulseras, que su madre elabora, en el mercado, mientras cuidad de sus hermanos pequeños. Su padre está enfermo y su madre lo cuida. Las medicinas son muy caras y el dinero escasea en casa. Más de una noche se acuestan sin comer.

Andrea, la protagonista, no ve otra solución a las penurias económicas que marcharse a Estados Unidos. Su sueño, como el de otros muchos miles de latinoamericanos, es llegar al paraíso económico para sacar a su familia de la miseria y poder vivir dignamente con las necesidades cotidianas cubiertas.

Para ello debe ocultar su verdadera identidad, la madre le corta las trenzas y la viste de chico. Sin haber salido nunca de su pueblo y sin conocer los pormenores de ese viaje ni el lugar donde acceder al tren, sale de su casa caminando en la dirección que le indican.

La joven es la narradora del relato, que no es otra cosa que su experiencia. Conforme anda en busca del tren que la transporte a sus sueños, siente frío, hambre, miedo, desolación, añoranza…, es atracada nada más comenzar su peregrinar. Pierde su dinero y lo poco de comida que llevaba.

Día tras día conocemos sus vivencias, el temor a ser descubierta, las penurias que pasa y la amistad con otro niño que huye de su país tras el asesinato de su familia. Este es su guía, sabe cómo es la ruta que deben seguir; en él confía.

La autora nos hace sentir las inquietudes de la joven, el temor de todos los inmigrantes ilegales que buscan subirse al tren para acercarse al país rico del norte, las dificultades para subir y bajar en marcha de semejante convoy, las huidas cuando la policía quiere detenerlos, las ayudas que recibe de las mujeres que dan agua y comida a estos intrépidos viajeros, los asaltadores del tren que roban, matan y extorsionan a estos viajeros…

Su viaje ya no tiene marcha atrás si quiere conseguir una vida mejor. El “devoramigrantes” es una máquina infernal que destroza muchas vidas en su trayecto, en él tienen puestos sus sueños muchísimas personas y otras tantas lo pierden nada más comenzar el recorrido.

El lector siente la angustia de la joven, se identifica con los débiles del relato, se apena por los mutilados que deja el tren en su camino, donde arroya a todo aquel que tiene la mala fortuna de interponerse en su camino, de las familias separadas durante el viaje por la mala fortuna, la desesperación de la chica…

Sin duda una novela que gustará a los jóvenes lectores y los hará reflexionar sobre los problemas de la migración, las desigualdades sociales, los problemas que tiene algunas personas por nacer en el lugar que nacen y la necesidad de vivir en un mundo mejor donde la riqueza no esté en muy pocas manos.

El libro se cierra con una nota de agradecimientos y otra que aporta datos sobre ese tren que recorre los más de tres mil kilómetros que separan el norte del sur de México, al que unos quinientos mil migrantes centroamericanos quieren subir, aún sabiendo que serán muy pocos los que alcanzarán su sueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: