‘Raya y el último dragón’ conquista Disney +

 

Raya y el último dragón
Raya y el último dragón

Por Elena Fernández Rodríguez.

La pandemia ha alterado todas y cada una de nuestras costumbres. El cine no ha sido una excepción y Raya y el último dragón ha sido un buen ejemplo de ello. Dirigida por Don Hall y Carlos López Estrada y producida por Walt Disney Animation Studios, esta película animada de fantasía estaba preparada para ser estrenada en cines en noviembre de 2020. Dicho estreno debió suspenderse por culpa de la Covid-19, pero desde el 5 de marzo de este año podemos disfrutar de ella en algunas salas de cine y en la plataforma de streaming Disney + pagando un suplemento.

Raya y el último dragón se ha convertido en la tercera película de Disney estrenada en época pandemia, así como en la primera producción que no es una secuela desde que Vaiana viera la luz en 2016. En esta ocasión nos trasladamos a la tierra de Kumandra, un reino de fantasía en el que humanos y dragones vivieron en armonía durante mucho tiempo. Tras verse amenazados por unas siniestras criaturas conocidas como los Druun, los dragones deciden sacrificarse por los humanos, lo que daría lugar a su desaparición y a la posterior separación del pueblo en cinco tribus. El poder de los dragones quedaría concentrado en una gema de cuya protección se encarga Corazón, la tribu a la que pertenecerá nuestra protagonista. Raya vivirá 500 años después de aquel suceso y se convertirá en la guardiana de la gema. Los desencuentros entre las distintas tribus provocarán la ruptura de la gema y la reaparición de los Druun, lo llevará a la protagonista a buscar al último dragón para que le ayude a erradicar a esos seres tan malignos.

Si bien encontramos algunos elementos propios de otras películas Disney, lo cierto es que este nuevo proyecto apuesta por seguir los mismos pasos que Vaiana. Desvincula a su protagonista de cualquier subtrama amorosa y el hecho de que sea la princesa de una tribu queda en un segundo plano al no ser lo más importante para la trama, ya que la figura de Raya brilla por sí sola sin necesidad de depender de su familia. Si por algo se caracteriza Raya y el último dragón es por la buena construcción de sus personajes, especialmente de los femeninos. La intención de los guionistas consistía en presentar una película cuya moraleja residiera en la importancia de trabajar unidos, dejando de lado las diferencias y aprovechando las virtudes de todas las partes involucradas para crear un equipo sólido y fuerte. Los creadores se han inspirado en la tradición de algunos países del sudeste asiático para desarrollar tanto el argumento del filme como el diseño de la animación. El resultado es una apuesta completamente original y llena de color. Raya y el dragón no tiene nada que envidiar a los clásicos de Disney y es, desde luego, uno de los últimos grandes logros de la productora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: