‘El campamento de mi vida’, la nueva película de Netflix

El campamento de mi vida
El campamento de mi vida

Por Elena Fernández Rodríguez.

A partir del 26 de marzo puedes encontrar en el catálogo de Netflix El campamento de mi vida, una de sus últimas comedias románticas. Con una carátula que parece hacer un guiño a otros musicales de éxito, lo cierto es que esta producción dirigida por Roman White y creada por Alan Powell no les llega a los talones a la mayoría de las películas de su género. Puede resultar entretenida para un público infantil o adolescente, puesto que su argumento y estilo recuerda a algunos de los grandes éxitos de Disney. Sin embargo, no se trata de un musical con grandes canciones o con números de bailes espectaculares, lo que provoca que finalmente pase sin pena ni gloria entre todas las opciones facilitadas por la plataforma de streaming.

El campamento de mi vida nos cuenta la historia de Will Hawkings (Kevin Quinn), un chico problemático al que están a punto de enviar a un centro de detención de menores tras ser detenido por robar un coche de policía. La pérdida de sus padres provocó en él una desazón inconsolable que le ha hecho dar tumbos entre casas de acogida y orfanatos. En esas circunstancias, y con la condición de que no causes problemas allí, le ofrecen asistir a un campamento de verano a cambio de que no ir al reformatorio. A pesar de no sentirse cómodo al principio, rápidamente conseguirá encontrar su lugar y encontrar a los que se convertirán en sus mejores amigos.

El principal problema que presenta la nueva película de Netflix es que tanto la trama como la estética y los números musicales recuerdan a otras producciones. Y, por si fuera poco, además de estrenar algo antiguo no han conseguido que tenga nada nuevo. Es decir, el argumento no ha aportado ningún mensaje, valor o elemento que proporcione luz a la historia. De tal manera que no solo resulta prácticamente una copia de otras producciones, sino que también se ha quedado anticuada. Todo el potencial que pudiera tener El campamento de mi vida se ve reducido a una película sin fundamento y sin ningún tipo de aliciente que permita al espectador verla con ganas. Como punto a favor, se agradece el esfuerzo del reparto por realizar un buen trabajo de interpretación.

Si estás buscando una película para que tus hijos disfruten de una tarde de cine casera durante estas vacaciones quizás pueda ser una buena opción, pero es más que probable que encuentres otras bastante mejores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: