Emma Stone: «‘Cruella’ es muy oscura para ser una película de Disney»

Cruella

Cruella

El próximo 28 de mayo, Disney estrenará uno de sus live-action más esperados de los últimos años, Cruella. La película, que llegará simultáneamente a los cines y a Disney Plus con Acceso Premium, estará protagonizada por Emma Stone en el papel de la icónica villana de 101 Dálmatas. Una historia de orígenes que aspira a darle la vuelta al mito y convertirse en uno de los personajes más diferentes de la compañía. En Top Cultral hemos asistido a la rueda de prensa del filme. En ella participaron primero el director, Craig Gillespie, junto a parte del equipo creativo; y después Emma Stone y Emma Thompson, que da vida a La Baronesa, un personaje que dará mucho que hablar.

Uno de los aspectos de los que más se ha hablado de Cruella es la necesidad de Disney de explorar un tono distinto a lo visto hasta ahora, algo que Stone confirma con rotundidad, asegurando que los guionistas «escribieron e hicieron lo que querían hacer». De esta forma, añade: «Creo que es definitivamente oscura para ser una película Disney. Quizá no tanto para una calificación R (para mayores de edad). Pero sí, es más oscura que cualquier cosa de Disney que haya visto desde hace mucho tiempo».

La Baronesa es un nuevo personaje creado para esta película, némesis de Cruella, que va ganando una importancia cada vez más relevante a medida que avanza la trama. Thompson reconoce que fue un pequeño sueño cumplido: «Me divertí mucho interpretándola porque he estado pidiendo desde hace algunos años el poder ser una villana, una buena villana». Y es que, expone, «he pasado muchas décadas interpretando a lo que mi madre llama «mujeres buenas en vestidos». Ahora he podido hacer a una mujer malvada con vestido».

En relación a esto, cabe destacar que el vestuario es uno de los elementos más llamativos de Cruella. La diseñadora de vestuario, Jenny Beavan, explica que el proceso fue muy natural: «Creo que todo viene dado por el guion. Y por la historia. Porque sabemos dónde acabará en unos 15 años, siendo la Cruella de Vil de Glenn Close, obviamente. Y eso es lo que tenía en mi cabeza. Tenía que ser capaz de hacer que este personaje pudiera convertirse en ese otro personaje». Para ello, la inspiración la encontró en la estética londinense de los años 70. «Las inspiraciones fueron muy diversas porque ella es muy polifacética en sus diferentes looks», comenta. «Miré muchas cosas, y luego de ahí vas tirando del hilo narrativo. Por supuesto, me basé en Westwood, en McQueen, en Galliano, indagué en mi pasado con Biba… Solo intenté encontrar todas esas cosas divertidas que nos encantaban», concluye. Además, pese a lo llamativo y rocambolesco, ambas actrices señalaron que todo es «real». «Te das cuenta de que estás en una película, es algo que nunca jamás ocurriría en la vida real», indica Stone, ante lo que Thompson completa: «Y esos momentos son reales, ¿verdad, Em? Tú estabas allí, porque yo también lo estaba, y nada de eso era CGI».

Cruella

Por otro lado, el director quiso referirse a la forma de tratar la historia de Cruella enfocándola desde un nuevo prisma: «Los villanos son siempre muy divertidos de retratar porque te dan más licencia para hacer cosas que no son apropiadas, o sobrepasar determinadas barreras y crear esos «personajes más grandes que la vida»». Por ello, esta nueva forma de representar a de Vil tuvo mucho trabajo detrás: «Era muy importante que no fuera todo blanco y negro. No es un juego de palabras con Cruella. Pero quería que existiera una zona gris y que la gente fuese capaz de empatizar con sus decisiones y con las situaciones ante las que tenía que responder. Y quería hacerlo de forma que fuese divertido».

En la cinta, la protagonista tiene dos personalidades muy diferentes. Por un lado está la inocente y delicada Stella, y por otro lado la histriónica Cruella. Para Emma Stone fue «muy divertido» interpretar esta dualidad, aunque tiene clara su preferencia: «Es interesante porque, en cierto punto, hay una suerte de rechazo a Estella. Es dulce pero no está completa. Diría que hay algo en Cruella que es más tentador, porque sencillamente es quien es. Se acepta por completo y tiene total autonomía. Me interesa ese mundo de Cruella. Hay líneas que yo no cruzaría necesariamente. Pero, siendo honesta, prefiero a Cruella».

A la hora de construir dicha historia, entraban en juego los perros, claro. «Son una parte fundamental de 101 Dálmatas, pero quería introducirlos de una forma más fundamentada», confirma Gillespie, «trabajamos mucho en el rol de los dálmatas y la relación que tienen con ella a esa edad». De esta forma, justicia que «son actores de reparto en cierta forma». Unos personajes que, una vez más, son en gran medida reales. «Hay un poco de CGI en ellos pero los perros siempre estaban en el set. Hicimos todas las escenas posibles buscando que estuvieran cómodos. Estaban allí y era increíble», explica emocionada Stone. Thompson, por su parte, también se mostró encantada con ellos: «Eran muy buenos y dulces así que había que meterles CGI para que parecieran más fieros».

 

 



1 pensamiento sobre “Emma Stone: «‘Cruella’ es muy oscura para ser una película de Disney»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: