‘Lupas y Nanai. Un misterio de agua’ de Diego Arboleda

Lupas y NanaiLupas y Nanai. Un misterio de agua de Diego Arboleda. Ilustraciones de Ana Zurita. Editorial Anaya, 2020. 145 x 185 mm., 96 pp., 9,95 €, (+ 6 años)

Por José R. Cortés Criado.

“El oso ve su biblioteca / y al verla así… le da jaqueca. / Robada, asaltada / y desvalijada. / ¡Qué lástima de biblioteca!” Diego Arboleda: Lupas y Nanai. Un misterio de agua.

Estos dos personajes tan singulares, vuelven con otra aventura, esta vez se hallan en la antigua Grecia, para desentrañar un singular robo. La biblioteca del oso Osopo, un fabuloso fabulista, fue asaltada y todos sus enrollados papiros habían desaparecido. Nuestros amigos ya tenían un caso para ocupar su tiempo.

Lupas, el lobo, comenzó a buscar su lupa adecuada: la de aumento, la telescopio, la de buzo y la de rayos x, siempre tiene la lupa necesaria para cada problema; a su agudeza visual hay que añadir la valentía y la inteligencia de Nanai, la jirafa, que deduce, investiga y saca sus conclusiones para esclarecer los caos que investigan.

Lo que más le llama la atención, nada más llegar a su destino, no son las túnicas que visten, sino la nueve musas, musarañas, que habitan en el Templo de las Musas y protegen las artes y las letras. Estas musarañas son muy inquietas, como son muy ligeras hasta se les suben a las espaldas a nuestros amigos y no las notan.

Pero ellas son son las culpables, así que deben investigar; en su tarea se encuentran con otros personajes muy extraños como la hidra de las siete cabezas o la cacatúa Retahila, una vendedora de cerámica muy parlanchina que hace juegos muy acertados de palabras que seguro divierten a los pequeños lectores.

Pero lo más original es el concurso de hipo en un hipódromo muy particular. Un poni, un burro, una cebra, una mula, un caballo percherón y un caballito de mar flotan en un río y deben lanzar su hipo, el que hipe de forma más exagerada, gana.

Paralelamente, en el fondo del mar hay otra competición, en la Antártida, son los Juegos Olímpicos de los peces y en ellos está la clave para desentrañar el misterio del robo de la fábulas del oso fabuloso.

Diego Arboleda hace gala de su imaginación para transportarnos a un escenario de hace más de dos mil años, nos muestra algunas características de aquella época histórica y nos recrea la imaginación con un robo que debemos descubrir, todo ello escrito de forma amena y sencilla.

A los leimerik del inicio y el final del relato, hay que añadir los juegos de palabras superdivertidos, que dan un buen toque de humor en medio de enigmas, misterios y diversión.

Las ilustraciones de Ana Zurita reflejan muy bien las escenas narradas y el carácter de los personajes, un grupo de animales humanizados que saben mostrar su sorpresa, aturdimiento, dudas y alegrías.

Bonito libro que forma parte de una serie de cuatro títulos, dedicados cada uno a una antigua civilización: Europa medieval, China, Grecia y Egipto; sus títulos hacen referencia a cuatro elementos: tierra, aire, fuego y agua. Seguro que divierten a los pequeños lectores.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: