‘Cazando flores en la oscuridad’ de Jordi Sierra i Fabra

Cazando flores en la oscuridad
Cazando flores en la oscuridad

Cazando flores en la oscuridad de Jordi Sierra i Fabra. Editorial SM, 2021. 176 pp., 10,95 €,  (+ 12 años).

Por José R. Cortés Criado.

«Había alcanzado algo que pasaría a los anales de la historia de las matemáticas, y no solo por el éxito en sí, sino por su edad.» Jordi Sierra i Fabra: Cazando flores en la oscuridad.

Jordi Sierra i Fabra vuelve a embaucarnos con una historia juvenil llena de misterio y fuerza. La protagonista es una joven de diecisiete años que lleva años huyendo de sus perseguidores. La acompañan sus padres y, desde los nueve años, esa es su vida, huir.

Temen ser descubiertos a todas horas, sus vidas son una alerta permanente. Procuran no llamar la atención donde residen, no dejar rastro de sus verdaderas identidades, no echar raíces en ningún lugar, en suma, pasar desapercibidos.

Conocemos a los protagonistas cuando acaban de llegar a un pueblo perdido estadounidense. Todo es nuevo, el lugar donde habitan, el instituto, los amigos, ¡qué raro para la joven, los amigos!, cómo si fuese fácil para ella hacer amigos y dejarlos sin ninguna explicación a la menor señal de alarma.

Esa falta de libertad para ser felices es lo que más echan de menos, pero no puede ser de otra manera. Si los descubren todo cambiará y la joven será internada en un laboratorio sin vida propia y sin poder hacer lo que le venga en ganas.

Descubrimos que la chica tiene un coeficiente intelectual muy superior al resto de los superdotados. Las matemáticas son su diversión, es capaz de estar haciendo cálculos sin parar horas y horas, predecir jugadas de póker o apuestas deportivas calculando las probabilidades de ganar con seguridad.

Esa es su virtud, tener una mente superior al resto de los humanos, capaz de realizar las operaciones matemáticas más complicadas o investigar en nanotecnología, nada se le resiste y puede ser una pieza clave para la robótica del futuro, ya sea creando ejércitos de hombres máquinas o curando tumores gracias a máquinas del tamaño de una célula.

Llega a ser apresada cuando es feliz, pues conoció a un chico que le atrajo mucho y soñaba con vivir oculta en aquel pueblo tranquilamente. Sus deseos se vieron truncados, el Estado la capturó, quería controlar su poder, su mente matemática.

Ella sueña con dejar atrás esta época, olvidarse de sus conexiones cerebrales, quiere ser una chica corriente que no sepa descifrar ninguno de esos problemas matemáticos irresolubles desde muchos años, que ella es capaz de desentrañar con facilidad.

La joven idea un proyecto para ser libre y vivir como ella quisiese, que la dejasen en paz los científicos y las grandes potencias que sólo desean su capacidad, pero es casi imposible.

Sierra i Fabra realiza una vuelta de tuerca más y nos muestra un final muy complicado, extraño para mentes normales, que nos sorprende cuando conocemos el desenlace de la novela.

El final puede crear disparidad de criterios; de haber tomado una u otra opción, el futuro sería distinto tanto para la protagonista como para el resto de la sociedad. Cada lector que enjuicie y piense qué puede ser mejor para la persona o para el progreso científico, al margen de los problemas morales que ese progreso pueda acarrear al ser humano.

La obra está muy bien estructurada, paso a paso el narrador nos va introduciendo en la trama y vamos conociendo el sufrimiento de la protagonista y de sus padres, así llegamos a vivir sus angustias y deseamos que consiga su propósito: ser feliz con las cosas sencillas de la vida.

Junto a esta forma de vida, hay planteamientos morales acerca del proceso de investigación seguido por las grandes potencias, que suelen buscar el beneficio propio y poder dominar al resto del mundo por encima de otras consideraciones morales.

Seguro que atrapa a los jóvenes lectores y les introduce en un mundo donde la ciencia, la matemática y la robótica se dan la mano en futuro que ya está aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: