‘Un bosque en el aire’ de Beatriz Osés

Un bosque en el aire
Un bosque en el aire

Un bosque en el aire de Beatriz Osés. Ilustraciones de Luna Pan. Editorial SM, 2021. 152 pp., 12,50 € (+ 8 años).

Por José R. Cortés Criado.

Sin duda, un libro muy divertido. Nadie puede imaginar dónde nos lleva Beatriz Osés viendo la portada del libro, y no es para menos. Imaginé que sería una historia de niños en un bosque normal y corriente, pero no es así.

Los dos primeros personajes que aparecen son un padre y un hijo supermodernos. El joven, un adolescente que de vez en cuando intercala alguna expresión en inglés, para que veamos el nivel de su super colegio; por otro, el padre, señor maduro, separado, empresario de la construcción venido a menos y con muchas horas de golf y gimnasio en su cuerpo.

Cuando peor está la situación económica de este, recibe una oferta de su padre, también empresario, pero que dio un giro a sus negocios y apostó por las energías renovables. Le ofrece la herencia en vida a cambio de un trabajito. Se trata de crear un bosque.

Lo que parece una locura, lo es y resulta una locura adictiva, puesto que todos los demás personajes apoyan la idea y desean fervientemente que aquel secarral pase a ser un bonito bosque. Al afán por preservar el medio ambiente se unen niños, viejos y jóvenes.

Los vecinos del lugar son muy especiales. Todos tienen su historia particular, empezando pro el abuelo y terminando por la japonesa despistada que creyendo legar a Barcelona acabó en Solana del Infante, llamada Katsumi, que entre otras cosas compone haikus.

Hay dos hermanas ancianas, campeonas de halterofilia, que cuando jóvenes conocieron a dos mozos que luego desaparecieron de su vida; un señor muy cegarato, por haber aceptado ser probador de vídeo juegos; un señor soltero que tiene hijos gracias a un árbol, su historia es muy curiosa; una niña que sabe más de lo que parece, un notario-médico-mecánico, un tabernero… En fin, un grupo único, al que habría que añadir una singular bruja.

Al chico de ciudad se le cae el mundo encima, junto a su reloj ultramoderno y su asesora virtual y su navegador última generación; al padre se le abre una nueva oportunidad, aunque no cree que sobrevivirá ante tanto personaje estrambótico y tantos árboles que plantar.

Dentro de esta historia hay otras muchas, que nadie puede sospechar que hayan ocurrido en aquel paraje. Cada uno de los vecinos tiene su vida y su pasado. Ningún lector se sentirá ajeno a lo que le cuentan y sentirá que forma parte de ese grupo tan heterogéneo y tan interesante. Es un guiño a la oralidad que envuelve a ser humano desde la noche de los tiempos.

Es una divertidísima historia llena de recovecos que hará pasar un buen rato a los lectores. Está ilustrada por Luna Pan, que con dibujos sencillos a todo color que nos muestran a tan singulares protagonistas y sus reacciones.

Este libro obtuvo el XLIII Premio Barco de Vapor 2021.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: