‘Futbolítica’ de Ramon Usall: fútbol, historia y política, o cómo se construye la identidad

Futbolítica
Futbolítica

‘Futbolítica’ de Ramon Usall: fútbol, historia y política, o cómo se construye la identidad. Editorial Altamarea, 2021. 320 pp., 19.90 euros.

¿Cuál es la esencia de un club de fútbol? ¿Qué lo diferencia de otros? ¿Cómo se consolida su identidad? ¿Y qué relación tiene la política con la construcción identitaria de cada una de estas entidades deportivas? En ‘Futbolítica’: Una vuelta al mundo a través de clubes políticamente singulares”, la más reciente obra del escritor Ramon Usall, vamos a encontrar el medio idóneo, para dar respuesta a estas (y muchas otras) intrigantes preguntas.

“El simbolismo de los clubes de fútbol es tan grande que una mirada a su historia nos permite repasar la mayoría de los acontecimientos que han marcado la época contemporánea”, reflexiona en el prólogo el autor, licenciado en Sociología por la Universitat Autònoma de  Barcelona, doctor en Historia por la Universitat de Lleida y autor de Fútbol y libertad –libro galardonado con el premio de ensayo Josep Vallverdú en 2010–. Así nos introduce en un ensayo apasionante, que nos permitirá vislumbrar cómo las historias de estos 47 singulares clubes de fútbol, se relacionan estrechamente con los acontecimientos históricos y políticos que vivieron y viven sus comunidades.

Un trabajo de investigación que cautiva, mediante relatos conmovedores y anécdotas curiosas, dándole voz a las más diversas perspectivas futbolísticas que existen, sobre los acontecimientos históricos contemporáneos. “Vivimos en un mundo donde prácticamente todo se puede comprar, todo, menos la historia”, va a recordarnos el autor. ¿Y qué es la historia? Eso que se construye a través del tiempo: los vínculos, las elecciones y las acciones que definen quienes somos.

Son historias como las del Internazzionale de Italia que durante el gobierno del Duce se vio forzado a fusionarse con un club que seguía los lineamientos aceptados por el Partido Nacional Fascista, perdiendo así el nombre que lo identificaba; o la del Barça que, con el decreto de españolización impuesto por el franquismo, presenció la censura de los rasgos que caracterizaban su identidad cataluña; o incluso la del «campeón de las trampas», el Dynamo de Berlín cuya identidad profundamente ligada a la antigua República Democrática Alemana, lo convirtió, una vez derrocado el muro de Berlín, en un club sin rumbo, sin identidad y prácticamente sin futuro.

Usall, quien se autoproclama un “apasionado de la historia”, va a guiarnos a través de ella, para acercarnos a una verdad innegable: los clubes de fútbol son actores políticos que forman parte incuestionable de la historia de la humanidad. Es a través de cada una de las historias que componen ‘Futbolítica’, en donde podremos reconocer la marca del tiempo, las imposiciones políticas, las luchas sociales. Un mundo en el que la acción (o la falta de acción) de cada club, construye una identidad cargada de significantes, en los cimientos políticos e históricos que nos atraviesan como humanidad, y a los que no somos indiferentes.

¿Qué es la identidad? Es cantar en los partidos locales «Die Mauer muss weg!» (¡El muro tiene que caer!) como forma de protesta pacífica en la Berlín Oriental de una Alemania dividida; es lo que se siente al ver una camiseta del Celtic de Glasgow en Nueva York, y reconocer así a otro integrante de la diáspora irlandesa aún estando lejos de casa; es pertenecer a la comunidad del Fussball Club Union Berlin y sentirse en la obligación de rechazar un acuerdo de 10 millones de euros, porque proviene de patrocinadores simpatizantes de la Stasi; es la negación del fk Velež a abandonar la «liga de Serboslavia», y que minutos antes del partido una bomba colocada por los nacionalistas de la Unión Democrática Croata estalle en el estadio que congregaba a la comunidad multiétnica de la estrella roja de Mostar; es el valor que se necesita para formar parte de una de las mayores experiencias de autogestión de un club de fútbol, en un estado totalitario regido por una dictadura militar.

«Inicialmente, queríamos cambiar nuestras condiciones de trabajo. Después, la política deportiva del país. Y finalmente, queríamos transformar la política, lisa y llanamente» afirmó alguna vez Sócrates, una de las almas rebeldes del Sport Club Corinthians Paulista, evidenciando así, la profunda e innegable relación existente, entre la política y el fútbol, a lo largo de la historia.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: