‘¡Manos a la obra!’ de Carmela Trujillo

Manos a la obra
Manos a la obra

¡Manos a la obra! de Carmela Trujillo. Ilustraciones de Esther Hernando. Editorial Bambú, 2021. 147 x 210 mm., 112 pp., 8 €, (+ 8 años).

Por José R. Cortés Criado.

“A veces, hay días buenos. Otros, son perfectos. Pero, sobre todo, existen los días normales y corrientes.” Carmela Trujillo: ¡Manos a la obra!

Simpatiquísimo libro que te saca más de una sonrisa y te hace reflexionar sobre las relaciones humanas. La historia gira alrededor de dos hermanas gemelas: Ada y Valentina. Son inquietas, inteligentes, simpáticas, atrevidas y muy buenas personas.

La autora nos narra quehaceres cotidianos, relaciones familiares en una casa de clase trabajadora donde prima echar una mano a quien lo necesite. Los padres son muy comprensibles y saben dar la libertad necesaria a sus hijas.

El título tiene que ver con la ayuda que prestan a una sociedad protectora de animales gracias a la iniciativa de las niñas, que no dudan en montar un puesto para vender zumo de naranja, pero son pequeñas, nueve años, y aunque se sienten mayores y quieren hacerlo solas las cosas se les tuercen.

Menos mal que sus amigos, los padres y demás mayores del barrio no dudan en colaborar. Cada uno aporta lo que puede y entre todos salvan del abandono a los animales y hacen nuevas amistades. Desde el niño conflictivo del colegio que no tiene amigos, hasta el vecino cascarrabias; ambos solo busca compañía.

La trama nos relata varios días cotidianos en la familia, pero siempre surge algo novedoso, como el bizcocho del domingo, el cumpleaños donde no fueron invitadas, la adopción de un abuelo o un gato…, en fin, cosas que en más de una situación se han cumplido en la vida real.

Carmela Trujillo refleja bien esta familia donde todo se resuelve sin estridencias y no hay conflictos graves entre ellos. Seguro que los pequeños lectores disfrutarán con las andanzas de las protagonistas.

El texto se acompaña de unas simpáticas ilustraciones en blanco y negro de Esther Hernando que reflejan, con gracia, algunas escenas contadas.

Seguro que gusta a grandes y pequeños por la cotidianeidad de lo narrado y la naturalidad de la autora cunado escribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: