Dos ositos
Dos ositos

Dos ositos de Ylla (texto e ilustraciones). Editorial Kalandraka, 2021. Traducción de Xosé Ballesteros. Cartoné, 40 pp., 220 x 280 mm., 16 €, 2021. (+ 4 años)

Por José R. Cortés Criado.

«¡Perdidos! ¡Os habéis perdidos! ¡Por no obedecer a vuestra madre! Los pobres ositos se sentían solos y hambrientos.” Ylla: Dos ositos.

Estamos ante una historia sencilla de corte clásico. Dos ositos acaban de salir al mundo y, como buenos pequeñuelos, no hacen caso de su madre y, en cuanto esta sale en busca de miel, ellos corren, saltan, juegan, buscan, rebuscan, trepan, nadan… hasta que se cansan y deciden volver a casa. Entonces surge el problema, están perdidos. No saben cómo volver y comienzan a pedir ayuda a otros animales.

Esta sencilla historia, llena de ternura no sería nada sin las fotografías en blanco y negro que la acompañan. Su autora, Camilla Koffler que se refugia tras Ylla, fue una de las mejores fotógrafas de animales. Según el biólogo evolutivo Julian Huxley, nadie ha fotografiado animales como ella.

Las imágenes son preciosas. No solo capta de forma realista a los personajes, sino que consigue algo especial de sus modelos que los hacen únicos. Ese es su secreto, saber captar en una instantánea lo esencial del animal.

Parece que las ilustraciones han sido preparadas en un estudio con modelos adiestrados, pero ella abandonó pronto los zoológicos y los estudios para fotografiar en un entorno natural. La expresividad, los guiños, los gestos, las miradas… son un perfecto acompañamiento de los textos, a los que mejora exponencialmente.

Este volumen vio la luz por primera vez en el año 1954, en la edad dorada del libro ilustrado con fotografías. Fue un éxito mundial y un referente de la fotoliteratura para un público infantil y juvenil.

Hoy continúa siendo muy actual y seguro que gusta a grandes y pequeños por la sencillez de la historia y la magia de esas imágenes únicas y maravillosas.

Coincidiendo con el Día Internacional de los Animales, 10 de diciembre, Kalandraka Editora publica la única obra en la que Ylla es autora del texto, además de las fotografías.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: