‘Los lunes de colores. Un bibliomóvil en Honduras’ de Nelson Rodríguez y A. Montes

Los lunes de colores
Los lunes de colores

Los lunes de colores. Un bibliomóvil en Honduras de Nelson Rodríguez y A. Montes. Ilustraciones de Carla Tabora y Rosana Faria. Editorial Juventud, 2021. Cartoné, 265 x 265 mm., 32 pp., 15 € (+ 7 años).

Por José R. Cortés Criado.

 

“El sueño de Luis es que sus amigos siempre tengan historias alegres para alejar todas y cada una de las historias tristes que encuentren.” Nelson Rodríguez y L. A. Montes: Los lunes de colores. Un bibliomóvil en Honduras.

 

Esta historia está inspirada en un hecho real. En Honduras existe la Asociación Compartir. Nelson Rodríguez, autor y protagonista de la trama, forma parte de ella. Se encarga de la biblioteca móvil y realiza actividades de fomento de la lectura. Presenta libros, enseña música y, sobre todo, lleva alegría a los pequeños de muchas comunidades.

De esa tarea trata el libro. Se centra en Villa Nueva, lugar donde abundan las historias tristes. En ese lugar vive Luis, un chico que se emociona con las historias alegres y cuando conoce una no descansa hasta que se la cuenta a los demás, amigos o familiares, es su forma de alegrar a todos y a sí mismo la vida.

El lunes es el día favorito del protagonista porque es La Hora del Chochororochochochó, que es la onomatopeya de los bocinazos que anuncian la llegada del bibliomóvil. Todos los chicos y chicas de lugar esperan con ansias ese momento, saben que es un día de fiesta, de alegría, de historias alegres y de diversión. Hay títeres, música, cuentos y muchos libros para leer.

Las historias que escuchan o leen los niños no se quedan en ellos, en cuanto llegan a sus casas narran, con todo lujo de detalles, lo aprendido y toda la comunidad disfruta al ser partícipes de ellas.

Ese autobús es algo más que carpas, mesas, sillas… es la ventana a un mundo nuevo, el de la fantasía y la imaginación que hace la vida más agradable a muchas personas.

El texto de Nelson Rodríguez y L. A. Montes está acompañado de unas estupendas ilustraciones de Carla Tabora y Rosana Faria. Destaca el especial arco iris que deja el bibliobús a su paso; los tonos azules y grises cuando imperan las historias tristes y las multicoloridas cuando surge la magia de las palabras y la imaginación abre puertas a un nuevo mundo.

Llaman la atención las siluetas de color de diferentes animales y libros que se superponen al paisaje verde cuando los colores cálidos invaden el espacio.

Al final del libro hay información sobre Nelson Rodríguez y la Asociación Compartir.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: