‘A paso de tortuga’ de Boniface Ofogo y Rebeca Luciano

A paso de tortuga
A paso de tortuga

A paso de tortuga de Boniface Ofogo. Ilustraciones de Rebeca Luciano. Editorial Kalandraka, 2021. Cartoné, 265 x 210 mm, 40 pp., 5 €, (+ 5 años).

Por José R. Cortés Criado.

“En el principio de los tiempos, los animales vivían junto a los humanos en el mismo poblado. Era habitual ver a ancianos hablando con elefantes o a un niño paseando con un hipopótamo.” Boniface Ofogo: A paso de tortuga.

Interesante adaptación de un cuento tradicional africano que nos explica cómo los animales sobrevivieron al dejar de convivir con los humanos, porque en los inicios del tiempo animales y personas convivían en armonía, hasta que los seres humanos empezaron a considerarse mejores y dueños del resto de los animales.

Como estos estaban molestos, acudieron al Consejo de Ancianos, que lo formaban hombres y animales. Los hombres impusieron sus criterios y los animales decidieron marcharse a la selva. No querían saber nada de los hombres.

Al principio todo fue bien, hasta que les llegaron las ganas de comer. El hombre les ofrecía comida y ahora no sabían cómo conseguirla, por ello decidieron acudir a un ser, la boa, que nunca vivió con los hombres, siempre lo hizo en la selva.

Los animales decidieron buscar su consejo y fueron muchos a pedírselo, pero al volver tenían un tropiezo y se les olvidaba la solución a sus necesidades alimenticias. Al final, fue la anciana y lenta tortuga y, aunque llevó su tarea de forma muy lenta, fue la única que trajo la solución al hambre.

Moraleja no los más ágiles, rápidos y valientes son los mejores a la hora de solventa4 problemas importantes, y gracias a ese animal sabio y paciente se salvaron d3 morir de hambre los animales.

Las ilustraciones de Rebeca Luciani nos muestran una selva colorista con unos majestuosos animales. Sus pinceladas de color dotan de vida cada página siendo más intensos en los buenos tiempos y algo oscuros en los malos.

Cada página es un regalo para la vista y nos lleva a distintos confines selváticos y nos muestra sorprendentes animales en un entorno lleno de vegetación y color.

Seguro que los lectores, de cualquier edad, disfrutarán de la sencilla historia que habla de tiempos en los que el ser humano no imponía su voluntad sobre los animales y la selva era un lugar mágico.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: