A. J. Ráez, autor de la bilogía ‘2049/2050’: «Soy un gran fan de la ciencia ficción en el cine»

2050
2050

Por Javier Arroyo.

No es extraño que un enamorado del género de la ciencia ficción como A. J. Ráez (Toledo, 1991) acabé creando una obra que bebé de influencias literarias y cinematográficas tan icónicas como La guerra de los mundos, Alien o Blade Runner, incluso si reconoce que desde niño sentía fascinación tanto por los superhéroes como por personajes de la talla de Fray Perico o el mismísimo Don Quijote.

P. ¿Disfrutas más con la odontología o escribiendo historias?

R, La odontología es un trabajo que me gusta, el cual desempeño en la clínica de mi familia y para el que me he formado todo lo bien que he podido. La escritura es el trabajo que me apasiona, que me hace realmente feliz y que me hace sentir libre. Si tuviera que quedarme con uno, elegiría seguir escribiendo historias.

P. ¿Qué es lo que más te gusta del género de la ciencia ficción?

R. Es difícil elegir algo concreto dentro de un género que me gusta tanto, pero creo que me quedaría con las distopías. Me encantan las ambientaciones futuristas y los conflictos a los que la humanidad tiene que enfrentarse por sus propios errores pasados. También disfruto mucho todo lo que tiene que ver con la realidad virtual, los viajes espaciales y los superhéroes.

P. Eras un lector voraz ya de niño, ¿qué libro dirías que te marcó más?

R, Aquí tengo claro dos libros que me marcaron, y, curiosamente, no son de ciencia ficción.

El primero sería el archiconocido Fray Perico y su borrico, de Juan Muñoz Martín. Recuerdo como si fuera ayer lo que disfruté y me reí con su lectura y la pena que me dio acabarlo.

El segundo es la obra maestra de nuestra literatura, Don Quijote de la Mancha. En este caso, fue una versión adaptada a un público más infantil. Me encantó la evolución de los dos protagonistas y las aventuras que vivían ambos en cada día de su particular aventura.

P. Uno de los puntos mejor valorados de tus novelas, 2049 y 2050, son sus personajes, ¿qué destacarías de ellos.

R, Los personajes de las citadas novelas están creados con un cariño muy especial. Hay que tener en cuenta que a todos ellos los conocemos en una sociedad postapocalíptica, nueve años después de la invasión terrestre por parte de los temibles eternos, y que llevan mucho sufrimiento a sus espaldas antes de que comience el primero de los dos libros, 2049.

Cada personaje es diferente, con sus propios sueños, miedos y expectativas ante un futuro caótico e incierto. La mayoría de ellos comparten ciertos valores fundamentales para sobrevivir y avanzar en unos tiempos tan difíciles: amistad, familia, amor, espíritu de sacrificio, trabajo en equipo… Eso no impide que cada cual adquiera su propia identidad y que cada lector llegue a conectar más con unos o con otros. Los hermanos Costa son un buen ejemplo de dos formas muy diferentes de encarar el futuro dentro de una misma familia, Carmelo es ese pilar donde apoyarse cuando todo parece venirse abajo, Eliette (2050) es la ejemplificación de cómo una sociedad puede destruir a una persona hasta que no queda más que oscuridad en su corazón, Alexandre (2050) representa esa lucha constante entre el deber y el innato instinto de protección familiar…

P. Tus obras destilan una carga cinematográfica importante, cuéntanos que influencias has tenido.

R, Soy un gran fan de la ciencia ficción en el cine. A la hora de escribir estas novelas le puse un gran empeño a que cada escena, cada pasaje, pudiese ser visualizado en la mente del lector como si de una película se tratase. Quería que cada diálogo de los personajes, cada escena de acción y cada parte de la historia narrada pusiese a trabajar la imaginación. Lo más bonito de todo es que, a diferencia del cine, en la literatura la misma historia será ligeramente diferente en la mente de cada persona que se aventure a leer los libros.

He tenido influencias muy importantes en el ámbito cinematográfico a la hora de inspirarme con ciertas ideas para 2049 y 2050.

Destacaría tres directores que, bajo mi punta de vista, han realizado trabajos sobresalientes con un buen puñado de títulos: Cristopher Nolan, Ridley Scott y Guillermo del Toro.

Los viajes entre las estrellas narrados en Interestellar (Nolan), el famoso Alien y la nueva sociedad de Blade Runner (Scott) y las titánicas armaduras de los Jaegers (del Toro) han sido películas que he disfrutado muchísimo y me han brindado buenas dosis de inspiración.

P. Las portadas de 2049 y 2050 son muy llamativas, ¿cómo de importante es para ti una buena portada?

R, Para mí las portadas son una parte esencial de un libro. Es cierto que no se debe juzgar a un libro solo por la portada, pero eso no quita que sea algo muy importante.

Una portada buena (pensada, trabajada y relacionada de forma directa con el libro) dice mucho de la novela. Quiere decir que el autor se ha esforzado al máximo ya desde esa primera página en crear un producto atractivo para el lector y no solo un mero trámite donde poner el título y el nombre.  Con las portadas de mis libros quería hacer algo muy especial y que invitaran al lector a tomar el libro, abrirlo y sumergirse en la historia.

En mi caso concreto, yo esbocé los diseños iniciales de las portadas y se las mandé, junto con una interminable lista de detalles, a mi portadista (Pedro Tarancón). Con toda la información que le proporcioné, él realizó un trabajo extraordinario, convirtiendo esos bocetos iniciales en portadas a todo color que representan a la perfección esa aura épica que rodea a 2049 y 2050.  Estoy muy orgulloso de las portadas de mis libros y del booktrailer que presenta la obra.

P. ¿Con quién te enorgullecería que te comparasen?

R, Cada autor debe encontrar su propia voz y su particular forma de narrar y transmitir. Eso es lo que yo persigo. Por supuesto, eso no quita que me sintiera muy agradecido si se me comparase con cualquiera de los grandes genios que han llevado la ciencia ficción a la posición privilegiada que hoy ocupa. De entre todos, que me comparasen con el gran H. G. Wells sería todo un honor. Sus cuatro obras maestras de ciencia ficción (La máquina del tiempo, La isla del doctor Moreau, El hombre invisible y La guerra de los mundos) son aquello a lo que aspiramos llegar los amantes del género.

P. Háblanos un poco sobre proyectos futuros.

R. Con 2049 y 2050 finalizados, estoy involucrado de lleno en nuevos proyectos literarios de ciencia ficción. Tengo ya el hilo argumental y las ideas principales de tres futuras novelas, todas independientes entre sí y muy diferentes.

La primera que verá la luz, aunque prefiero no desvelar el título que llevará, será una distopía muy interesante sobre la relación de la humanidad de dentro de unos pocos años con la realidad virtual y la inteligencia artificial. Es una obra que me está llevando muchísimo trabajo escribir pero que me mantiene día a día con una enorme ilusión. Creo que el lector encontrará una novela muy entretenida y que toca el gran problema moral al que tendremos que enfrentarnos tarde o temprano por el desarrollo de las ya citadas inteligencia artificial y realidad virtual… Si ninguno de tus actos tuviera consecuencias, ¿cómo actuarías?

Llevo varios años trabajando en esta novela (la empecé a desarrollar al tiempo que 2050) y confío en que este mismo año esté terminada y disponible para su adquisición.

Las otras dos novelas están en fases muy tempranas de su desarrollo, pero puedo adelantar que en ambas (desde perspectivas muy diferentes), lo sobrenatural se mezclará con lo terrenal y conducirá al lector por aventuras en las que, cada decisión tomada por sus personajes provocará grandes cambios en el mundo e incluso, en el universo.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: