La importancia de tener una buena audición

AudiciónUno de los sentidos más imprescindibles para realizar las actividades habituales de la vida diaria es el del oído. Tener una buena audición es fundamental para poder hacer una vida habitual. Los problemas de audición suelen aislar a las personas e suelen implicar problemas en el trabajo, la familia y también de comunicación y sociabilidad.

No tener una buena audición se puede convertir en un problema porque conduce a la soledad, desinformación y puede implicar depresión. Por eso es importante ante cualquier problema acudir a los especialistas para que nos hagan una revisión, sobre todo a partir de los 50 años. Hay que tener en cuenta que detrás de un problema de audición pueden estar enfermedades como artrosis o hipertensión.

Una de las soluciones para estos problemas son los audífonos que resultan imprescindibles para mejorar la audición para muchas personas. En la actualidad existen muchas soluciones y profesionales que te asesoran para elegir el tipo de audífono que necesitas. Lo importante es tomar la decisión cuanto antes y ponerse el audífono lo antes posible.

La hipoacusia

La perdida de audición también se llama hipoacusia y solo se puede detectar con una revisión en el especialista. Estas revisiones son pruebas sencillas y totalmente indoloras, en las que se comprueba la capacidad auditiva de una persona. Normalmente esta pérdida de audición se debe a la edad o a algunas enfermedades que pueden afectar al oído.

Muchas personas con problemas de audición al final se aíslan del mundo y suman problemas de comunicación y sociabilidad. Estos pueden afectar a su vida diaria y hacer que cada vez se vayan encerrando en una burbuja. Por eso detectar los problemas de audición a tiempo es tan importante como otros problemas como los de vista o los motores.

En la actualidad se pueden encontrar muchos tipos de audífonos adecuados para cada problema de audición. Lo importante es encontrar también un profesional que ayude a elegir cuál este audífono. Su misión es ayudar a las personas con problemas auditivos a que encuentren la solución a sus problemas más adecuada, ya sea acudiendo a un centro auditivo de calidad cerca de su ubicación u obteniendo el audífono que mejor se adapta a sus necesidades.

También está relacionada con algunos hábitos que suelen afectar a la audición y que se pueden corregir. Por ejemplo, una buena forma de prevenir los problemas de audición es bajar el volumen de todos los aparatos electrónicos como el móvil, la Tablet o la televisión. También no subir el volumen de estos dispositivos por encima del 60% de su capacidad. Incluso se recomienda usar tapones en entorno de trabajo muy ruidosos y si se practica la natación en la piscina o en la playa de forma habitual.

En el caso de los niños cuando tienen menos de 3 años los problemas de audiciones pueden afectar al habla y al aprendizaje en el centro escolar. Por eso es importante acudir lo antes posible al pediatra y que deriven al niño al especialista para solucionar estos problemas lo antes posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: