La cultura del divorcio en España

La cultura del divorcio en España
La cultura del divorcio en España

El divorcio ha ido pasando por varias facetas en este país hasta que se ha normalizado como un proceso más, un derecho que permite que los matrimonios que no son felices puedan deshacerse sin mayores inconvenientes de esta relación y de forma legal. De este modo, se reconoce la misma libertad para contraer matrimonio como para romperlo.

El siglo XXI ha traído muchos cambios en todos los sectores sociales. Los avances tecnológicos han cambiado radicalmente la forma de relacionarse, de trabajar, incluso en el modo en que las personas se enamoran o encuentran pareja. Con todos estos cambios, también se ha producido un gran avance en los tipos de relaciones amorosas que se establecen, en los vínculos afectivos, y como el concepto de amor para toda la vida ha quedado si no obsoleto, al menos ya no tiene la importancia de otros tiempos. Tanto es así que los índices de divorcio no hacen más que aumentar y el tiempo que duran los matrimonios no dejan de disminuir. Esto se debe en gran medida al cambio de cultura en relación al divorcio que ha experimentado la sociedad en su conjunto, quitándole esa pátina de concepto sagrado y eterno.

Evolución de la concepción del divorcio en España

En España ha existido una evolución que ha pasado de ni tan siquiera poder divorciarse antes de 1981, año en el que se aprobó la anterior Ley de divorcio, a una mentalidad del siglo XX, en la que el divorcio estaba aceptado, pero con bastantes prejuicios. Finalmente, por fortuna, se ha llegado a la mentalidad del siglo XXI, en la que los divorcios están a la orden del día y no supone ningún prejuicio ni gravamen para las personas que deciden romper con un matrimonio que no funciona.

Antiguamente, podría incluso estar mal visto estar separado, en cambio, cada vez se extiende más una tendencia social divorcista en la que las relaciones de pareja y matrimonio duran menos, el tiempo en el que ambos son felices y disfrutan de ese estado. Esto está llevando a una inestabilidad matrimonial, pues cada vez son menos los matrimonios que se mantienen en el tiempo.

Cómo pedir divorcio gratis

Debido a las continuas crisis económica que sufre la sociedad, cuando las cosas van mal y se piensa en la separación como única salida, muchas personas se preguntan como pedir el divorcio gratis, pues bien, es posible solicitar abogado de oficio, siempre y cuando se reúnan una serie de requisitos económicos.

La intervención de un abogado siempre va a ser necesaria en este tipo de procedimientos, así como la intervención de un procurador. Por este motivo, si las dificultades económicas son el problema para dar el paso de separarse, se puede solicitar justicia gratuita con abogado y procurador de oficio.

No obstante, si tras llevar a cabo las gestiones no se consigue un divorcio gratis por no cumplir con estas necesidades, hay que saber que existen bufetes de abogados con precio cerrados muy económicos, como es el caso de las divorcionetas. El precio es de 100 euros por cónyuge, si no existen menores a cargo, y 150 euros en el que caso de que sí tengan menores en común. Los precios incluyen abogado, procurador e IVA.

Diferentes modelos de familia

También cabe destacar que en España existe una tendencia creciente en la que la que ya no se concibe un único modelo de matrimonio formado por hombre y mujer, sino que existe una gran pluralidad: matrimonios heterosexuales, homosexuales, familias monoparentales, parejas con hijos sin matrimonio etc. Todos son válidos y están completamente aceptados legalmente en la actualidad, tanto para proteger la libertad individual de los miembros de las parejas que no siguen el modelo familiar tradicional como el de sus hijos.

Cabe destacar que disminuyen a buen ritmo las etiquetas e idealismos sociales en este sentido. Al igual que se puede tramitar un divorcio de un matrimonio, se puede gestionar un convenio regulador sin matrimonio con hijos, denominado guarda y custodia. Aunque en este procedimiento, obviamente, la pareja no casada no tiene que divorciarse, en relación a los hijos el procedimiento es exactamente igual y se han de recoger los términos del fin de la pareja con respecto a sus hijos en un convenio regulador para proteger a los menores y salvaguardar siempre sus intereses. En él quedarán reflejados los mismos puntos que un convenio regulador de una pareja casada que se divorcia.

El procedimiento de guarda y custodia de mutuo acuerdo de una pareja con hijos sin estar casados tiene el mismo precio que cuando se trata de un matrimonio con menores a cargo, es decir, 150 euros por progenitor en el despacho de Abogados Cebrián, que son los que han popularizado las conocidas divorcionetas.

Como se ha podido comprobar brevemente a la largo de este artículo, la cultura del divorcio ha dado grandes pasos en los apenas unas décadas. También ha evolucionado drásticamente el concepto de modelo de familia y, en el momento social presente, existe un cambio que tiende a un modelo familiar más plural, con un desarrollo familiar más libre y con menos condicionantes.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: