‘Molly y el misterio matemático’ de Eugenia Cheng

Molly y el misterio matemático
Molly y el misterio matemático

Molly y el misterio matemático de Eugenia Cheng. Ilustraciones de Aleksandra Artymowska. Editorial Edelvives, 2021.Cartoné, 225 x 330 mm., 30 pp., 18,91 € (+ 10 años)

Por José R. Cortés Criado.

 

“Gracias a este libro interactivo descubrirás que las matemáticas son mucho más que simples números y sumas.” Eugenia Cheng: Molly y el misterio matemático.

Molly es una niña algo despierta y bastante curiosa que emprende una aventura fantástica por el mundo de las Matemáticas, para ello debe seguir unas misteriosas pistas y recurrir a cierta ayuda que se le ofrece por medio de cartas.

Las páginas nos presentan diversos aspectos de las matemáticas y la protagonista debe echar mano de su creatividad para avanzar. La trama es circular, comienza en su habitación, y ahí regresa. Así que comienza siguiendo el consejo de la primera casa y le da la vuelta a su cuarto.

Paso a paso vamos a ver todo al revés, andaremos por escaleras imposibles, por jardines con figuras ocultas, atravesaremos puertas interminables, escaparemos de las calderas, visitaremos el telar de alfombras, la biblioteca caótica, el huerto fractal para luego viajar en el tiempo para volver a casa.

Cada doble página nos muestra un tema y se presenta con unas bonitas y coloristas ilustraciones, dos pequeños textos informativos, una carta oculta y numerosas soluciones a las dudas planteadas que se ocultan bajo solapas.

Así podemos levantar solapas que nos muestran una distribución de los setos que conforman un laberinto vegetal, peldaños de escaleras que nos facilitan la salida de escaleras imposibles, tejer alfombras con un determinado patrón, descubrir una mariposa no simétrica…

Así, entre juego, los lectores avanzan y asimilan conceptos matemáticos que anda tienen que ver ni con las sumas, las raíces cuadradas o los problemas matemáticos, pero va a ejercitar la vista para descubrir objetos al revés, localizar pares de calcetines, huellas humanas, hacer cubos con cuadrados, montar un cuadrado latino, conocer tipos de simetría, hacer abstracciones, conocer las rectas numéricas, las cuadrículas numéricas…

Seguro que los pequeños lectores aprenden más de lo que imaginamos, a la par que estimularán sus mentes dado el enfoque creativo del libro. Yo he aprendido bastantes cosas, la principal, que las matemáticas pueden ser divertidas.

Al texto ingenioso y formativo de Eugenia Cheng hay que sumar la calidad de las ilustraciones de Aleksandra Artymowska que perfectamente hacen comprender los conceptos empleados mediante muy buenas imágenes de aparente sencillez, aunque llenas de detalles y pautas didácticas.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: