‘Sam, una sombra rebelde’ de Michelle Cuevas

Sam, una sombra rebelde
Sam, una sombra rebelde

Sam, una sombra rebelde de Michelle Cuevas. Ilustración de Syney Smith. Editorial Juventud, 2022. Cartoné,  255 x 255 mm., 48 pp., 16 € (+ 5 años).

Por José R. Cortés Criado.

 

“Si la vida fuera un libro, ahora la página de Sam la Sombra estaría llena de colores que cantan, suena, vibran, vuelan y bailan.” Michelle Cuevas: Sam, una sombra rebelde.

 

Singular historia la de esa sombra que está cansada de ser la de un niño que nunca saca los pies del plato. El niño que le había tocado en suerte nunca reía, ni hacía locuras y siempre dibujaba lo mismo sin salirse de los márgenes.

La vida de Sam era del color del aburrimiento, pero soñaba con otra forma de pasar su existencia, quería saltar, correr, salirse de los márgenes y hacer lo que le pida el cuerpo en cada momento y, cuando se le presenta la oportunidad, se separa del cuerpo del niño.

Su nueva vida estaba llena de sorpresas, aventuras y color, y otras sombras pensaron. “Si él puede perseguir sus sueños, nosotras también”, lo que provocó una desbandada de sombras hasta que volvió la cordura, pero nada fue igual, porque los que probaron su libertad cambiaron su forma de vivir.

Hasta Sam y su sombra se reconciliaron y vivieron nuevas aventuras llenas de color, magia y alegría que acabaron con la monotonía cotidiana, porque la vida no es lo que nos impongan, sino lo que nosotros queramos que sea.

Buena lección para los pequeños lectores que sabrán apreciar la necesidad de libertad de la sombra y la necesidad de pasarlo bien de todos, como metáfora de nuestra posibilidad de cambios en nuestra existencia y mejorar nuestra autoestima, superando miedos y asumiendo nuestra valentía.

Las ilustraciones son de gran plasticidad. Desde las guardas, que nos muestran unas coloristas plantas dibujadas con acuarelas hasta los espacios cerrados donde transcurren las escenas o los abiertos donde árboles, tiovivos, plazas, calles… cobran una vida especial.

Este libro gustará a grandes y pequeños. Los grandes álbumes no tienen límite de edad para su disfrute.

 

.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: