Alternativas para ahorrar energía

Alternativas para ahorrar energía
Alternativas para ahorrar energía

Las facturas de la luz, el gas o el agua se están convirtiendo en un quebradero de cabeza para muchos consumidores. Sobre todo las de la energía porque los precios de la electricidad y del gas natural se están poniendo por las nubes tras la crisis producida por la guerra de Ucrania.

Por eso muchas personas buscan trucos y alternativas para ahorrar energía. Os vamos a dar algunos consejos prácticos que os pueden ayudar a ahorrar energía o por lo menos reducir un poco la factura.

Entre ellos destacan los de sentido común como apagar las luces innecesarias, cambiar las bombillas por otras de bajo consumo o aislar las ventanas de la vivienda para que no entre el frío.

Además, hay que tener en cuenta que existen diferentes tipos de energía  y que hay que tenerlos en cuenta. La solar es una de las formas de energía renovables que se está extendiendo cada vez más en España ya que en nuestro país hay muchas más horas de luz que, por ejemplo, los países del norte de Europa.

También en la actualidad contamos con avances tecnológicos que nos pueden ayudar a ahorrar energía. Por ejemplo, los vehículos autónomos o la biotecnología.

Energía renovables y no renovables

El sector de las energías renovables es uno de los que más está creciendo en el mundo y el que va a ofrecer más oportunidades de empleo va a ofrecer durante los próximos años, a nivel mundial. El cambio climático y problemas como la guerra de Ucrania están cambiando el panorama energético en todos los países. Por eso hay que distinguir entre la energía creada por los recursos renovables y no renovables y lo que implica.

Si se reduce la emisión de gases de efecto invernadero y otros contaminantes, seguro que disminuyen las enfermedades que se derivan de la alta contaminación de las ciudades. Las energías renovables no originan ninguna emisión de CO2 ni de otros gases que puedan contaminar a la atmósfera. Esta ventaja permitirá en un futuro reducir el efecto invernadero. Entre otras ventajas también está que  no generan residuos de tratamiento complicado, como puede ocurrir con la energía nuclear.

El único inconveniente es las energías renovables depende de las condiciones sean las adecuadas para producir energía. Los países con pocas horas de sol, por ejemplo, tienen más problemas para obtener rendimiento de las plantas solares.

Hay que tener en cuenta también que en el caso de los campos eólicos o de las plantas solares se requiere disponer de grandes extensiones de terreno, para conseguir una gran cantidad de energía. También hay que señalar que estas plantas de energía renovable también producen impactos visuales en la naturaleza que no siempre benefician a la fauna y la flora de la zona.

Por último, hay que saber que la construcción de plantas de energía renovables, ya sean campos eólicos y de placas solares también puede tener un coste elevado que muchas veces no pueden asumir los ciudadanos. Por eso los países tienen promover ayudas y subvenciones para que se pueden instalar en sus territorios por un coste más moderado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: