El fantasma de la buhardilla de Elisenda RocaEl fantasma de la buhardilla de Elisenda Roca. Ilustraciones de Betowers. Editorial Combel, 2022. Cartoné, 215 x150 mm, 128 pp., 10,90 € (+ 7 años)

Por José R. Cortés Criado.

“Si un día tengo un problema / un peligro de verdad, / con los que me aman cerca / cualquier miedo marchará. / ¡Miedo, no! ¡Miedo, no! / Con los que me aman cerca / cualquier miedo marchará.”

Otra simpática historia de tan singular bruja. En esta ocasión Mía debe irse a pasar unos días a casa de la tía Obdulia, pues sus papás se deben desplazar hasta Inglaterra para asistir al Congreso Internacional de Magia.

A la joven no le hace ni pizca de gracia ir a casa de esa viejecita, sospecha que será un tostón pasar allí más de un día, pero las cosas son como son, y debe alojarse en un árbol enorme, pues esa es la apariencia de la mansión de la tía Obdulia para pasar desapercibida en el bosque.

Mía y sus amigos mascotas: Vinilo, Bowie, Rosalía y Bolita, terminan en una casa muy especial, con una anciana dulce, moderna y muy divertida. Tanto, que cambiaba de color lo que se le antojaba, ya fuese el pelo de cualquiera, una manzana o un adorno para el pelo.

Todo iba bien, a pesar de los despistes de la tía y de su gran variedad de gafas, a cuál más estrambótica, hasta que nuestros amigos escucharon ruidos algo extraños en la buhardilla. Mía decide investigar, no todos están de acuerdo, alguno por miedo, pero suben al desván y…

No podían sospechar lo que allí pasaba. Lo que en un principio parecía inexistente, más tarde peligroso y, después, cosa de fantasmas, resultó ser lo último que se nos podía pasar por la cabeza. Sin duda, otra divertida historia de esta niña maga y sus mascotas que no deja de sorprendernos en cada entrega.

Los pequeños textos son ágiles de leer. Las ocurrencias de los protagonistas nos divierten y los diálogos nos hacen reír más de una vez y hasta podemos cantar para espantar los miedos.

Las imágenes son un perfecto complemento al texto y ocupan mucho espacio. A veces son dos páginas coloreadas con algunas palabras, otras solo leemos los bocadillos de los diálogos que mantiene los personajes. Cada hoja es una explosión de color y vitalidad.

Libros como este animan leer a los pequeños lectores, sean o no amigos de la magia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: